El presidente de Panamá no recibe a una comisión peruana que intercedía por Gorriti

Panamá / Madrid - 26 ago 1997 - 22:00 UTC

El presidente de Panamá, Ernesto Pérez Balladares, no recibirá a una delegación multipartidista del Congreso peruano llegada a Ciudad de Panamá para pedirle que reconsidere la decisión de no renovar el permiso de trabajo al. periodista peruano Gustavo Gorriti, según adelantó una fuente oficial. En España, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha indicado que la decisión panameña de expulsar a Gorriti puede ser "malinterpretada" por la comunidad internacional.Gorriti, premio Rey de España de periodismo y que durante años estuvo informando para El PAÍS desde Lima, es director asociado en el diario La Prensa, circunstancia a la que ha recurrido el Gobierno pañameño para no renovarle el permiso de trabajo y forzar sus salida del país. La legislación panameña prohíbe la presencia de extranjeros en los, niveles de alta resposabilidad de los medios de comunicación. En cambio, el periodista, que lleva año y medio en Panamá, atribuye su expulsión, prevista para el viernes, a una represalia por sus investigaciones sobre las relaciones entre Pérez de Balladares y los narcos colombianos. Según sus investigaciones, publicadas en La Prensa, el cartel de la droga de Cal¡ utilizaba un banco panameño para blanquear sus negocios y el propio Pérez Balladares recibió 551.000 dólares (85 millones de pesetas) para su campaña electoral de un jefe narco.

La prevista expulsión ha generado diversas reacciones de organismos internacionales y de escritores como John Le Carré y Mario Vargas Llosa, que han rechazado la medida que impone el presidente. El Gobierno panameño insiste en que la decisión es "estrictamente jurídica" y no política, que no es una violación de la libertad de expresión y que no tiene que ver con las polémicas investigaciones de Gorriti.

La delegación parlamentaria peruana a la que no quiso recibir Pérez Balladares iba a entrevistarse ayer con el presidente de la Asamblea Legislativa panameña, César Pardo. Los delegados mantuvieron el lunes una larga reunión con los directivos La Prensa, a la que asistió Gorriti, y con el presidente del Comité Panameño por los Derechos Humanos, Osvaldo Velásquez. En Madrid, un portavoz de Exteriores señaló que "sería una lástima que la aplicación estricta de unas normas administrativas se pueda malinterpretar por la comunidad internacional y afecte a la imagen de libertad de prensa y de respeto a los derechos humanos que tiene Panamá".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de agosto de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50