Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se cierran en Pontedeume los homenajes a Gurméndez

Pontedeume cerró el pasado viernes, en la Casa de la Cultura, casi un mes de actos de homenaje y recuerdo al filósofo y periodista Carlos Gurméndez, fallecido en febrero de este año y vinculado a EL PAÍS desde su fundación. En esta ocasión, fue un concierto que le dedicó el Grupo de Metales Santa Cecilia de Ferrol, con un programa en torno a los sentimientos pensado para él, que incluyó fragmentos de Carmen, de Bizet; La pavana, de Faure; La danza del fuego, de Falla; y, en otro registro, Moonlight serenade, de Glenn Miller; las Danzas suramericanas, de Crespo y los Bealy Street blues, de Hamly.Los actos se iniciaron el 18 de julio, con la inauguración del Miradoiro Carlos Gurméndez, sobre la ría de Pontedeume, y su nombramiento de hijo adoptivo de la villa. Se abrieron dos exposiciones en su honor, una de pintura y escultura de artistas gallegos, La pasión entre imágenes, y otra fotobiográfica, Vida, pasión y ensueños, sobre su vida y su tiempo.

El 31 de julio, la revista Ferrol Análisis presentó un número con trabajos dedicados al filósofo, que una vez escribió: "En este rincón gallego de Centroña he escrito mis libros más importantes..., viendo todo este espacio abierto hacia Redes y Ares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de agosto de 1997