Miles de personas evacuadas en Alemania por la amenaza de una gigantesca inundación

Las sirenas de los coches de bomberos sonaban, las campanas de las iglesias doblaban y la voz del ministro del Interior del Estado federado de Brandeburgo, Alwin Ziel, se oía en todas las emisoras de la región, pidiendo a los habitantes del distrito de Brieskow-Finkenheerd que abandonaran sus casas. La noche del viernes se habían producido nuevos daños en los diques de la población de Aurith, al sur de Francfort del Oder, y se tuvo que ordenar la evacuación de 2.800 personas en la región. Mientras tanto, otro dique en el Llano del Oder, al norte de Francfort, amenaza con romperse en cualquier momento, por lo que se dispuso la evacuación de cerca de 5.000 personas más en esa zona.

Para evitar saqueos, las patrullas de la policía de fronteras vigilan las poblaciones evacuadas día y noche, y hasta ahora ha reinado la paz en los sitios abandonados.Al comienzo, la población trató de resistirse a las órdenes de las autoridades, pero, después de pocas horas, el ministro Ziel logró convencer a los habitantes de Wiesenau y Zittendorf, que estaban en peligro de muerte. El agua subió de nivel más rápido de lo esperado, y ya al mediodía había cubierto incluso el techo de algunas casas.

Según las autoridades federales, ni siquiera las precauciones más extremadas hubieran podido evitar la catástrofe, que en Alemania ha sido llamada el diluvio del siglo, y que, según portavoces de los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, ha terminado por mostrar las limitaciones técnicas que se tienen en la prevención de inundaciones.

Una zona pantanosa

El Llano del Oder es la región más amenazada por las aguas, y ya está todo listo para la evacuación de 17 poblaciones en las que viven cerca de 20.000 personas en un área de 640 kilómetros cuadrados. La región fue originalmente una zona pantanosa que se desecó hace 250 años y se convirtió desde entonces en una de las zonas agropecuarias más importantes del este de Alemania.En caso de una ruptura de los, diques al norte de Francfort, el Llano del Oder podría inundarse por completo en muy poco tiempo, por lo que se ha dispuesto un plan que permita la evacuación total de la región en sólo cuatro horas.

Según las autoridades sanitarias, de momento no hay peligro de que se desaten epidemias, aunque se ha recomendado hervir el agua antes de beberla o de cocinar con ella. Las pérdidas económicas han sido gigantescas. En algunas zonas las cosechas se han perdido por completo. Según cálculos provisionales de las aseguradoras, el coste de los daños superará los 1.000 millones de marcos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El primer ministro de Brandeburgo, Manfred Stolpe, anunció la creación de un centro financiero en Francfort del Oder para socorrer económicamente a los damnificados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS