Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE propone prohibir el consumo de cerebro y médula de vacas y ovejas mayores de un año

Aunque sólo por un votó de diferencia, ocho frente a siete, los ministros de Agricultura de la Unión Europea propusieron en la madrugada de ayer que se prohiba el consumo humano y animal de todas aquellas partes del ganado vacuno, ovino y caprino mayor de 12 meses susceptible de transmitir el mal de las vacas locas. El objetivo es luchar para la erradicación de esta epidemia, originada en el Reino Unido, por Io que la prohibición también afectaría a las amígdalas, el bazo o los ojos de vacas, cabras y ovejas mayores de un año.Además de los sesos, los ojos son también objeto de consumo humano en muchos países. La medida, que deberá ser adoptada por la Comisión Europea, está prevista para el 1 de enero de 1998.

La iniciativa parte del Reino Unido y aunque España anunció la pasada semana su voto favorable, la ministra Loyola de Palacio no apoyó finalmente la propuesta. España quiere que se contemple una excepción para los países de la UE o terceros países exportadores que acrediten estar libres de este tipo de encefalopatías espongiformes.

En el cambio de opinión de otros países, en principio disconformes con esta medida, ha influido la inquietud que provocó. hace dos semanas la noticia de la exportación ilegal de ganado vacuno británico. La exportación fue vetada al Reino Unido el año pasado tras un informe oficial en el que se admitía un posible vínculo entre la encefalopatía espongiforme bovina y su versión humana, el mal de Creutzfelt-Jacob.

Ayer mismo, las autoridades alemanas confirmaron que 172 toneladas de vacuno congelado requisadas hace dos semanas son carne exportada ilegalmente por el Reino Unido.

En la misma línea. preventiva, la UE fijó ayer las condiciones que deben cumplir exportaciones de harinas elaboradas a partir de carnes y huesos, pero que al no cumplir la normativa comunitaria en vigor desde el pasado 1 de abril, no pueden ser destinadas a la alimentación animal. Estas harinas sólo podrán ser incineradas, utilizadas como combustible o bien transformadas conforme a los nuevos criterios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 1997