Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del cernícalo

La destrucción de una colonia de aves que vivía en un castillo enfrenta a dos Consejerías

Una colonia de cernícalos se interpone entre las consejerías de Cultura y Medio Ambiente. La decisión de la Dirección General de Patrimonio, dependiente de Cultura, de emprender obras de emergencia en el castillo de Torrejón de Velasco, que estaba a punto de desplomarse, ha provocado una crisis entre ambas instituciones. Las obras ejecutadas por Cultura no han tenido en cuenta que entre los muros de la mole medieval anidaban 47 parejas de cernícalos primilla, especie protegida y en peligro de extinción. A causa de las obras, las aves se han negado a anidar este año. Se desconoce su actual paradero. Los cernícalos son aves protegidas mundialmente. Esta especie aparece en el Libro Rojo de los Vertebrados, publicación que recoge todos los animales en peligro de extinción.José Javier Fernández Santamaría, director general del Medio Natural, señaló ayer que Medio Ambiente pidió a Patrimonio que retrasase los trabajos hasta septiembre, mes en que los cernícalos ya han criado y parten hacia Africa. "Nos respondieron que era imposible. Intentamos entonces convencerles para que instalasen nidos artificiales, con el fin de que las aves volviesen. Pero, tampoco obtuvimos respuesta. Además, ya nada asegura que quieran regresar. Hemos hecho todo lo posible".

José Miguel Rueda, director general de Patrimonio, respondió ayer que no entendía la polémica. "Tuvimos que emprender los trabajos urgentemente porque la fortaleza se desmoronaba. Hay que proteger a los cernícalos, pero también a los bienes culturales y a las personas. Hemos mantenido largas conversaciones con Medio Ambiente para solucionar el problema. Incluso contamos con una partida económica para instalar unos 40 nidos en el castillo. Además, propusimos a Medio Ambiente ayudarles en un proyecto de investigación científica sobre estas aves. Era una buena oportunidad, porque solemos encontrar cernícalos en los castillos que rehabilitamos".

Manuel Fernández, portavoz de la asociación ecologista Adena, anunció ayer la interposición de una demanda en los tribunales europeos por la destrucción de las colonia de cernícalos. "Nosotros no nos oponemos a la rehabilitación, pero queremos que las cosas se hagan bien. Patrimonio se comprometió a no dañar a las aves, pero sólo fueron buenas intenciones. No conseguimos nada".

Este castillo de Torrejón fue construido entre los años 1430 y 1440. Los ejércitos napoleónicos lo arrasaron durante la Guerra de la Independencia. En el siglo XIX se convirtió en corral, y este año Patrimonio decidió rehabilitarlo. Pero, por lo visto, no tuvo en cuenta a los cernícalos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 1997