Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Algunas autonomías no asisten en diálisis a desplazados alegando que luego no cobran

Cataluña pide una solución al Consejo Interterritorial de Salud

El Departamento de Sanidad de Cataluña ha dirigido una carta al ministro de Sanidad para que en el próximo Consejo Interterritorial se trate el problema de los enfermos con insuficiencia renal que quieren desplazarse a lugares distintos del de residencia Y tienen problemas para que les faciliten la diálisis. Como cada año, el Servicio Catalán de la Salud ha recibido quejas de pacientes que no cuentan con garantías que podrán dializarse en sus lugares de destino. En concreto, los últimos problemas se han producido en San Sebastián, Pamplona y Tenerife.

"Cuando los pacientes han querido solicitar una plaza de! diálisis, les han contestado que sin una carta de pago no podían dializarles", explica Emilio Rotellar, director de la clínica de Barcelona que lleva su nombre. "Cada año nos ocurre lo mismo. Es más fácil conseguir asistencia para un paciente que viaje a Nueva York que a Tenerife", añade.Juan de Blas, coordinador del programa de diálisis de Bar celona confirma las dificultades y considera que las polémicas sobre los pagos entre Comunidades en ningún caso deben trasladarse a los pacientes. Lo mismo opina Domingo Medina, del hospital Virgen del Pino de Tenerife, quien explica que los problemas vienen de que existen dos interpretaciones sobre cómo deben tratarse los desplazados.

Hospitales saturados

"Unos interpretamos que las comunidades de origen debemos pagar la factura de nuestros enfermos allí donde vayan, mientras que Cataluña y Andalucía interpretan lo contrario: que debe pagar la asistencia la comunidad de destino. Nosotros, si alguien viene al hospital le atendemos. No hemos negado la asistencia a nadie".Pero los pacientes con insuficiencia renal no pueden arriesgarse a viajar sin tener garantizada una plaza de diálisis. El problema estriba en que la mayor parte de los hospitales públicos están, como el Virgen del Rocío, saturados, y derivan a sus propios pacientes a clínicas concertadas. De modo que, como hay un problema de interpretación, éstas temen acabar no cobrando. Y así de hecho ocurre en muchos casos.

Carles Constante, director de Asistencia Sanitaria del Servicio Catalán de Salud, afirma que el Ministerio de Sanidad ha ' enviado recientemente una circular a las autonomías recordando que, mientras no se modifique el actual sistema de financiación y se establezca un sistema para compensar la asistencia a los desplazados, la asistencia que se les preste la asumirá la comunidad de destino. Pese a esta circular, los problemas no han desaparecido.

Desplazados

"Nosotros" argumenta Constante, "no cobramos nada y somos una de las comunidades que más desplazados recibimos. Concretamente, atendemos a unos 10.000 enfermos cada año procedentes de otras autonomías, que es como si tuviéramos un hospital de 350 camas de alto nivel permanente dedicado a ellos"."La mayoría de los desplazados que atendemos no son turistas, sino pacientes que requieren tratamientos complejos", prosigue Constante. "Por ejemplo, más de la mitad de los trasplantes de pancreas los hacemos a pacientes de fuera de Cataluña. Y nunca hemos puesto ningún problema. Como tampoco tuvieron ningún problema los 43 enfermos que el año pasado necesitaron diálisis en un viaje a Cataluña. No comprendo por qué cada año tenemos que acabar resolviendo caso por caso la petición de asistencia para los enfermos de riñón".

La gravedad de esta situación se recrudece cada año por estas fechas de vacaciones. Son muchos los enfermos renales que en muchas ocasiones han tenido que renunciar a desplazarse de su domicilio dentro de la geografía española ante la imposibilidad de mantener su diálisis en el lugar de de veraneo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 1997