Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAFIO TERRORISTA

Amnistía denuncia que "ETA ha violado una vez más" los derechos humanos

Evitar que se ejecute "un homicidio [sic] arbitrario y deliberado". Ésta era la petición que realizaba el viernes la sección española de Amnistía Internacional (Al). Ayer, después de que ETA desoyera cualquier llamada a la razón, minutos después de que apareciera el cuerpo de Miguel Ángel Blanco Garrido con dos tiros en la cabeza, Al condenaba duramente la última acción etarra y denunciaba que la organización terrorista "ha violado, una vez más, la Declaración Universal de los Derechos Humanos".El presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, se unió a la condena del "bárbaro acto de terrorismo" en una nota enviada al presidente del Gobierno, José María Aznar, y expresó la solidaridad de los uruguayos, que conocen "el dolor y la angustia" que estos actos de "terrorismo mesiánico, tan extraviados como para disponer caprichosamente de la vida de los inocentes, derraman sobre todo un pueblo".

La cadena de televisión norteamericana CNN fue el altavoz de la tragedia para todo el mundo. A las cuatro de la tarde, "la hora 0" marcada por ETA, sus informativos recogían una "España volcada" en solidaridad con un personaje político "sin relevancia" ante el temor de que la organización terrorista, "como otras veces", cumpliera su amenaza. A las seis, la CNN retransmitía el temor convertido en realidad. "La loca estrategia" de ETA también convirtió a la "conmocionada" sociedad española en protagonista de los informativos de la televisión pública italiana.

Los principales medios de comunicación internacionales ya recogían en sus páginas "la angustia de la espera", "la imposibilidad de ceder a un chantaje", el terrible "ultimátum de muerte puesto por ETA". Describían a una ETA que "ha superado su habitual brutalidad" y veían cómo, con esta "iniciativa tan bestial", los terroristas unían "de nuevo a España en el horror".

Todos reconocían en el secuestro de Blanco una "venganza" de ETA por la liberación de José Antonio Ortega Lara y recogían la imposibilidad de que el Gobierno cediera al "chantaje". Algunos, como Le Monde, recordaban que "la alegría del Gobierno español" ha sido "de corta duración". Todos coincidían en valorar la "espontánea" movilización ciudadana de protesta como una respuesta social "sin parangón" contra los terroristas de ETA: el rotativo alemán Süddeutsche Zeitung identificaba en los ciudadanos una "mezcla de miedo y firmeza" ante un atentado que "ha hecho crecer el sentimiento de indignación" y el diario británico The Times retrataba una Espana que aguardaba "con horror la amenaza de la muerte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 1997