Derechos HumanosFILIPINAS

Pena de muerte

El Tribunal Supremo de Filipinas confirmó en febrero por segunda vez la condena a muerte de Leo Pilo Echegaray. Es la primera pena de este tipo que ha confirmado el Supremo desde que se reinstauró la pena capital, a finales de 1993.Leo Pilo Echegaray, pintor, fue condenado a muerte en septiembre de 1994 por violar a su hijastra. Lleva detenido en régimen de aislamiento desde junio de 1996, fecha de la primera confirmación de su condena. En abril de 1997, el Tribunal Supremo decidió que no había lugar a más apelaciones.

Anuncios del Ministerio de Justicia en la prensa indican que Leo Pilo Echegaray será ejecutado por inyección letal en agosto.

Amnistía Internacional teme que, de llevarse a cabo esta ejecución -la primera desde 1976-, pueda preparar el terreno para muchas más. Desde 1994, unas 300 personas han sido condenadas a la pena máxima, y todos los meses se dictan unas 12 sentencias más. La mayoría de los condenados provienen de las capas más pobres de la sociedad y carecen de acceso a representación letrada adecuada.

Por favor, escriban al presidente pidiendo la conmutación de la pena; expresen oposición incondicional a la pena de muerte. Fidel V. Ramos. Presidente. Malacañang Palace, Manila (Filipinas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de junio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50