El Congreso reconoce la unidad de la lengua catalana con los votos del PSOE, IU-IC y CiU

La aprobación en la Comisión de Educación del Congreso de una propuesta que reconoce que el catalán y el valenciano son una misma lengua sirvió ayer para que CiU enviara un mensaje claro al PP. Los nacionalistas catalanes sumaron sus votos los del PSOE, IU y Pilar Rahola (Grupo Mixto) para sacar adelante la propuesta, ue cita al valenciano como variante del catalán. El PP se desmarcó del fondo del unto y votó en contra aduciendo que la propuesta invade competencias exclusivas de las comunidades autónomas. Unión Valenciana, que logró reunir ayer a cientos e manifestantes en Madrid, se quedó sola defendiendo la especificidad del valenciano.

"Ha sido un debate de altura, de seriedad y muy instructivo", dijo Pablo Castellano, de IU-IC, presidente de la Comisión de Educación y Cultura. Instructivo y también emotivo, sobre todo para valencianos y catalanes, que eran los más directamente afectados.Veintiún votos (PSOE, CIU, IU-IC y Rahola) se impusieron a los 17 votos en contra del PP. El PNV y Coalición Canaria no acudieron. Manuel Alcaraz, que formuló la proposición no de ley, y Rahola, que planteó una similar, asumieron la misma enmienda de sustitución pactada con el PSOE y CiU y rechazaron las de UV y el PP.

"Llámese como se llame, el hecho es que hablamos lo mismo", dijo Alcaraz, diputado valenciano de Esquerra Unida por Alicante. "No se trata de que la comisión decida que existe una unidad lingüística", añadió, "sino de que se acepten los parámetros de racionalidad surgidos del consenso científico".

La diputada republicana Pilar Rahola invocó la Constitución y desafío al PP y a UV a llevar el asunto al Tribunal Constitucional. Rahola es bien consciente de que el Constitucional ha reconocido hace poco el derecho de la Universidad de Valencia a usar el término lengua catalana para referirse al valenciano en una sentencia que llevó al PP y los regionalistas a aprobar una propuesta en el Parlamento autónomo sobre el carácter "diferente y diferenciado" de la lengua autóctona. Una resolución que sentó fatal a Pujol y que está en el origen de la actitud mantenida ayer por CiU. La diputada de este grupo Laura Gil defendió los lazos culturales entre Cataluña, Baleares y el País Valenciano y se preguntó: "¿Qué grupo supeditaría la certeza científica a la conveniencia política?". La pregunta era para el PP.

ro valenciano, el vicepresidente del Congreso Josep Beviá, intervino en nombre de los socialistas. "Una lengua es un sistema, no una denominación", dijo Beviá, que recordó los del flamenco y el holandés y del brasileño y el portugués como casos similares al catalán y el valenciano de lenguas unitarias con denominaciones diferentes.

El diputado de Unión Valenciana José María Chiquillo reconoció que la posición de su partido sobre la lengua es minoritaria en los ámbitos universitarios, pero atribuyó ese hecho a que se han censurado otras voces.

Gerardo Camps, otro valenciano, asumió la papeleta del PP de evitar pronunciarse contra la unidad del catalán para no Irritar todavía más a CiU, y al mismo tiempo oponerse a la la propuesta para no chocar con sus socios de coalición en el gobierno de la Generalitat valenciana, los regionalistas de UV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50