Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cónsul alemán en Málaga fue considerado espia nazi por el Gobierno de Franco

Los Aliados no fueron los únicos en acusar a Hans Hoffmann, actual cónsul general honorario de Alemania en Málaga, de ser un agente en España al servicio de Adolf Hitler durante la II Guerra Mundial. El propio Gobierno español lo definió de la misma forma, según un informe oficial de Emilio de Navascües y Ruiz de Velasco, entonces director general de Política Económica. En el documento, dirigido a Alberto Martín Artajo, ministro de Exteriores y fechado en 1948, se recomienda su inmediata repatriación y se le define como "agente profesional del servicio de espionaje alemán".

Pese a los documentos históricos que señalan a Hans Hoffmann como agente nazi, Klaus Kinkel, el actual ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, aseguró hace una semana que se le investigó en 1961 en el Centro de Documentación de Berlín sin encontrar pruebas de ello. Así, Kinkel le expresó públicamente su apoyo y aseguró que ha prestado una gran ayuda, alas relaciones hispanogermanas.Hoffmann figuraba en una lista de 104 presuntos agentes nazis acogidos en España tras la Il Guerra Mundial y cuya repatriación reclamaron al dictador los Aliados en 1948, pero sin éxito (véase EL PMS del 30 de marzo). En ese documento, que se halla en el Archivo General del Ministerio español de Asuntos Exteriores, se le definía así: "Miembro destacado del partido nazi y miembro peligroso de la Gestapo. Miembro del departamento de prensa de la Embajada alemana en Madrid". Él niega tales actividades.

El 4 de marzo de 1948, poco después de que el Gobierno español recibiera el listado, Emilio de Navascües redactó un informe dirigido a Alberto Martín Artajo en el que dividía a los 104 alemanes en tres categorías y hacía distintas recomendaciones sobre la conveniencia o no de su entrega. El mismo está en el citado archivo (AMAE R. 5477 / 11)

En la primera categoría se incluyen a 26 personas bajo el calificativo de "agentes profesionales del servicio de espionaje alemán o similares". Navascües recomienda que sean entregadas a los Aliados (Francia, Reino Unido y Estados Unidos). En este grupo, aparece Hoffmann y una dirección donde localizarle.

La segunda serie agrupa a 36 personas sobre las que Navascües opina que no hay datos suficientes, aunque dice al ministro que algunas pueden ser entregadas. En la tercera hay 39 que de ninguna' manera deben ser repatriadas porque su historia "interesa a la economía nacional o merecen por parte de las autoridades españolas una especial consideración".

En este último grupo se encuentran directores de grandes empresas alemanas como Merck, IG-Farben y Sofindus, el importante holding germano de 16 firmas establecido en España por el régimen de HitIer y presidido por Johannes Bernhardt, un general de las SS que era el número 7 en la lista de repatriación entregada por los Aliados.

El informe de Navascües, redactor del convenio de bloqueo de bienes alemanes en España por el que el Gobierno de Franco y los Aliados se repartieron las mencionadas empresas, no sirvió para que Hoffmmann ni ninguno de los otros 103 supuestos nazis fueran entregados. Según un escrito reservado, fechado el 31 de marzo de 1948, dirigido a Martín Artajo y por indicación del ministro de Agricultura, [Carlos Rein Segura], "debe eliminarse [de la lista] al señor Hoffmann, antiguo intérprete de la División Azul".

El cónsul de Alemania en Málaga había participado años' antes en la Guerra Civil española como miembro de la Legión Cóndor, integrada por alemanes y responsable del bombardeo de Gernika. Lo hizo también en calidad de intérprete. Por su parte, Rein, natural de Málaga, fue un destacado falangista. En la misma carta se dice que no existe ningún inconveniente para la repatriación del resto de los integrantes de la lista, salvo uno que "actuó destacadamente como piloto en nuestra guerra de Liberación, por cuyo motivo le fue concedida la medalla militar individual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 1997

Más información

  • Un ministro evitó su entrega a los Aliados