Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Diplomacia española?

Hace bien poco asistía al numerito que el Ministerio de Asuntos Exteriores montaba en torno a la figura de un joven madrileño retenido en la isla de Cuba por causas un tanto circunstanciales. De ese episodio a todas luces menor, excepto para el propio ciudadano implicado y su propio entorno, se intentó el propiciar un clima generalizado anticubano que, afortunadamente, obtuvo un escaso eco entre los ciudadanos, no así en las esferas políticas, donde sí suscitó polémica.Ahora, un empresario español se halla detenido (que no retenido) por las autoridades norteamericanas en aplicación de la bochornosa ley Helms-Burton. Y ello, por comerciar, que no por traficar, con Cuba. Un acto deshonroso por parte de Estados Unidos. Es ahora cuando realmente la diplomacia española debiera cerrar filas en torno a este empresario injustamente detenido, y de este modo proteger los intereses de sus empresarios y del libre comercio en general. Ello es una muestra más de la dependencia que este Gobierno popular conservador sufre de Estados Unidos, y de su escasa capacidad para actuar en el exterior con criterios propios y posturas coherentes, condiciones éstas cuya falta se manifiesta a menudo ante sus socios de la Unión Europea.- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 1997