Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesulín: "He desaprovechado una oportunidad de triunfo"

Jesulín de Ubrique no está contento con el resultado de sus dos prlmeras actuaciones en la Feria de Sevilla ante los toros de Victorino Martín y de Gavira. Incluso reconoce abiertamente que ha tenido toros para triunfar y los ha desaprovechado. "Así es", afirma el torero, "y no me importa decirlo; no tengo una explicación clara, pero lo cierto es que ha habido toros que se han movido, que han embestido, y yo no he sido capaz de cogerles el sitio, no he estado a gusto, no sé..."Recuerda con tristeza la tarde de los victorinos: "Era la tercera vez que me enfrentaba a esos toros, pero no llegué a verlo claro". "Quise torearlos con el capote", insiste, "y me equivoqué; después, uno era muy tobillero y el otro muy soso, y, en fin, la tarde se puso muy cuesta arriba, y no superé con éxito la gran responsabilidad que había contraído con esa corrida". "Salí más disgustado el pasado domingo", prosigue Jesulín, "porque tuve una oportunidad más clara con los toros de Gavira, y no pasó nada". Esta reflexión le lleva a una conclusión muy clara: "Esta tarde intentaré hacer las cosas lo mejor que pueda y buscaré el triunfo con todas mis fuerzas; tengo que romper la mala fortuna y salir a por todas, de tal manera que si no embisten los toros, tendré que embestirles yo a ellos".

Decisión

A pesar de todo lo ocurrido, Jesulín dice que no se arrepiente de haber aceptado el reto de los victorinos. "Fue una decisión muy firme y muy personal y la tomé consciente de lo que hacía; lo que ocurre es que todos buscamos excusas cuando las cosas no salen bien, pero no, no me arrepiento". Y ya ha tomado otra decisión: en algún tiempo no quiere ver el color cárdeno tan típico en los toros de esa divisa. "Sinceramente, no entra dentro de mis previsiones inmediatas volver pronto con los victorinos,- ahora, me preocupa que estoy anunciado en Madrid con toros de Guardiola, y ya habrá tiempo de hacer nuevos planes".

Jesulín es consciente de la importancia de la Feria de Sevilla para la carrera de los toreros. "A mí me puso en su día en mucho dinero", afirma, "y, artísticamente, te ofrece mucho más de lo que le puedas pedir". Pero en otro golpe de sinceridad, el torero admite que "esto del toro funciona de una manera muy rara, de modo que la mayor parte de los contratos se negocia en el invierno". "Eso quiere decir", añade, "que yo voy a torear 80 o 90 corridas al margen de lo que ocurra en Sevilla, pero no me da igual el triunfo que el fracaso; quiero mantener mi prestigio y, para ello, necesito dejar huella en la Maestranza".

Finalmente, el torero opina que parte del público se ha vuelto demasiado exigente con él. "Pero lo acepto y ya está", dice; "creo que no he dado motivos para ello, y espero que hoy sea capaz de acallar todas las voces con mi toreo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 1997