Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcelino Oreja propone conservar los rasgos de la identidad europea de cada país de la UE

Los Premios Europa Nostra distinguen ocho restauraciones españolas de 1996

Los Premios Europa Nostra de restauración y rehabilitación del patrimonio cultural correspondientes a 1996 fueron entregados ayer en Madrid por el príncipe Enrique de Dinamarca -presidente de honor de la asociación- y por el comisario responsable de Cultura de la Unión Europea, Marcelino Oreja, quien propuso en su discurso la creación de "laboratorios europeos del patrimonio" como ejemplo de actuación en la búsqueda de elementos comunes en las culturas del continente. Ocho actuaciones españolas y la fundadora de Hispania Nostra recibieron diplomas.

MÁS INFORMACIÓN

El concepto de patrimonio cultural es cada vez más amplio y afecta prácticamente a todos los ámbitos de la actividad humana. Esta idea quedó en evidencia ayer ante la variedad de las actuaciones premiadas, entre las que se incluyen paisajes naturales, reconstrucciones históricas o ejemplos de arquitectura industrial. Marcelino Oreja quiso resaltar en su discurso previo a la entrega de los galardones el "extraordinario éxito -en los últimos años- del patrimonio como concepto, como figura cultural, como sector institucional y como práctica social", punto clave para una estrategia dentro de la Unión Europea con la que coordinar y potenciar al máximo la protección de toda la comunidad de culturas. "Hoy patrimonio natural y patrimonio cultural forman un todo indisociable", dijo.Las medallas de honor concedidas ayer por Europa Nostra distinguieron a tres personalidades internacionales: el recientemente fallecido arquitecto italiano Renatto Bazzoni; la fundadora de Hispania Nostra, Carmen Ortueta de Salas, y el director de la cadena de televisión alemana ZDF, Dieter Stolte.

Las medallas europeas recayeron en el Roter Bau, en Fulda (Alemania), un importante monumento barroco rehabilitado y adaptado como centro de formación para la conservación; el castillo Barly, en Avesnes le Comte (Francia), un edificio del siglo XVIII en estado de ruina que ha sido restaurado, al igual que sus jardines con lagos y setos ornamentales y un bosque circundante; las construcciones históricas de Kalamata (Grecia), reconstruidas tras los gravísimos daños que sufrió a causa del terremoto; la montaña curvilínea del jardín botánico de Dublín (Irlanda), que incluyó la restauración de una de las más importantes casas de cristal del siglo XIX en Europa, y la villa Modelo Saltaire, en Shipley (Reino Unido), una comunidad industrial del siglo pasado recuperada.

Cooperación

Marcelino Oreja explicó en qué consistían las iniciativas de la Unión Europea en cuanto a la protección del patrimonio. "No se trata de hacer que las organizaciones nacionales reciban subvenciones de la Unión Europea, ése no es nuestro propósito", recalcó. "Querernos poner de relieve los elementos comunes en las culturas europeas, y para ello crearemos en 1997-1998 unos labortorios europeos del patrimonio destinados a constituir ejemplos de proyectos emblemáticos, de dimensión europea, tanto por la importancia del patrimonio considerado como por la calidad y originalidad de la metodología, en el marco de la cooperación transnacional".Oreja subrayó la diversidad y la riqueza de las culturas europeas -"La aproximación de la Unión Europea es sumamente respetuosa de la pluralidad y la diversidad de sus tradiciones nacionales"-, además de destacar la existencia de "una ambición cultural común".

La UE está elaborando un Libro Verde consagrado a la cultura, las industrias culturales y el empleo, "tras descubrir que la cultura estaba enclaustrada en su terreno sin relación con otras políticas comunitarias".

La inclusión en 1993 de la cultura en el tratado de la UE, con un reducidísimo presupuesto, ha llevado a Oreja a plantear una estrategia de potenciación de ese área. "Lo primero es abrir ventanas al interior de otras comisiones, como las de política regional o la política. social", dijo.

"Las actividades culturales son grandes generadoras de empleo tanto en la reconstrucción como en el mantenimiento de bienes culturales".

En cuanto a la financiación de estas iniciativas, el responsable de patrimonio de la UE, el español José María Ballestero, destacó la necesidad de estimular una integración del sector privado. "La función de la política es la de atraer el interés de la participación del sector privado. Para ello son necesarios una política fiscal adecuada y un conjunto de medidas legislativas propicias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 1997