"No voy a decir ni mu"

"Hasta que no haya un pronunciamiento por parte del juez estoy igual, ni procesado ni nada", aseguró ayer Gabriel Cañellas. "Ni ha cambiado la situación ni el tratamiento jurídico". Añadió que no va a decir "ni mu" hasta que haya sentencia.Cañellas indicó que su renuncia a la presidencia del grupo del PP "es temporal", y que ha ordenado a su abogado, Rafael Perera, que no recurra a "tácticas dilatorias" para que "salga todo cuanto antes".

José Antonio Berastain, por su parte, anunció que ha sido "rotundamente abandonado por el partido en los dos últimos años". "La política tiene sus momentos iniciales y finales", indicó, "y éste es el momento final".

El secretario general del PSOE balear, Francesc Triay, exigió la renuncia de Cañellas como diputado regional y aseguró que, "de no ser así, el PP será cómplice de las actuaciones que se imputan".

Más información

"Esperemos que este juicio signifique un inicio del proceso de normalización de la vida política de la Comunidad Autónoma", dijo Eberhard Grosske, coordinador de IU en las islas, que rechazó "las teorías conspiratorias" del PP.

El grupo de diputados populares hizo público un comunicado en el que se solidariza con los políticos que van a ser juzgados y lamenta que "las acusaciones de un determinado grupo político [IU] hayan podido dañar la imagen pública y privada de determinados miembros" del PP.

Maria Antónia Munar, de Unió Mallorquina (UM), que era aliada del PP cuando se adjudicó en 1988 el túnel del Sóller, señaló que si Cañellas fuera miembro de su grupo debería dimitir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de marzo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50