Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruíz Gallardón pretende la construcción de dos grandes embalses en Guadalajara

La Comunidad de Madrid pretende la construcción de dos grandes embalses en Guadalajara. Así lo recoge el Plan Regional de Estrategia Territorial, documento elaborado por el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón que diseña el crecimiento de la región en los próximos 20 años. La Comunidad ha escogido los enclaves conocidos como Matallana y Pozo de los Ramos, en las cuencas de los ríos Jarama y Sorbe, respectivamente, en la sierra de Ayllón, dos zonas de gran importancia medioambiental. Las obras las llevaría a cabo la Dirección General de Obras Hidráulicas.La Confederación Hidrográfica del Tajo, entidad que depende del Ministerio de Medio Ambiente, desea regular los caudales de ambos ríos con sendos pantanos, según manifestó Antonio Beteta, consejero de Hacienda de la Comunidad, lo que coincide con los deseos de Ruiz-Gallardón. De esta manera resucita un viejo proyecto de Joaquín Leguina, presidente socialista de la Comunidad hasta 1995, que pretendió en 1993 la construcción de la presa de Matallana. Sin embargo, el Ministerio de Obras Públicas, cuyo titular era Josep Borrell, desechó el proyecto en 1995. Borrell argumentó que "el impacto ambiental que se causaría no parece justificable"

El embalse de Matallana, en el Jarama, almacenaría 150 hectómetros cúbicos. El del Pozo de los Ramos, en el río Sorbe, tendría capacidad para 140 hectómetros. Con ellos, Madrid aumentaría sus reservas de agua en casi 300 días. Beteta redundó ayer en que la construcción de los pantanos es necesaria para regular las cuencas de ambos ríos. "El nuevo plan de regulación de la Confederación Hidrográfica del Tajo contempla la construcción de ambos embalses. Lo que está claro es que el pantano de El Vado [ya construido sobre el Jarama y con sólo 50 hectómetros cúbicos de capacidad] es insuficiente para llevar a cabo esta regulación. En época de lluvias tiene que verter dos o tres veces su capacidad máxima". Beteta recordó que el Jarama, cuando llueve mucho, se desborda en varios puntos de su cauce. La última vez fue en enero de este año.

Los ecologistas denuncian que los dos embalses reducirían las reservas de Guadalajara y Alcalá

El consejero de Hacienda, Antonio Beteta, informó ayer que la declaración de impacto ambiental de 1995 contraria a la construcción de embalses en la sierra de Ayllón (Guadalajara) sólo afecta a la futura presa de Matallana. "Pero eso se puede solucionar cambiándola un poco de ubicación", añadió. Beteta desconocía el lugar exacto donde se prevé construir el pantano. "Lo decidirán los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que es el organismo encargado de ello", dijo.La asociación ecologista Aedenat mostró ayer su oposición frontal al proyecto del Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón. "No tiene sentido levantar dos nuevos embalses en Guadalajara para abastecer a Madrid cuando el suministro a la región está completamente asegurado. La región consume poco más de 500 hectómetros cúbicos al año, y los 12 embalses madrileños cuentan con una capacidad total superior a los 850 hectómetros cúbicos. A esto habría que añadir el agua de los pozos y de los trasvases, con lo que la capacidad real de reservas de la región supera los 1.200 hectómetros cúbicos", afirmó Santiago Martín Barajas, portavoz de Aedenat.Martín Barajas explicó, además, que "el crecimiento de la población madrileña en los próximos 20 años será escaso" . El Plan de Estrategia Territorial reconoce que Madrid, actualmente con 5,2 millones de habitantes, pasará en el año 2015 a los 5,37 millones. "Es decir", dice Martín Barajas, "a pesar de que la población sólo crecerá menos del 0,5%, quieren aumentar las reservas en un 14%. Todo ello, a costa del medio ambiente".

Desvío a Madrid

Los ecologistas creen que la Comunidad tiene, sobre todo, especial interés en construir el embalse del Pozo de los Ramos. Y dan la siguiente explicación: "Este embalse se levantará sobre el río Sorbe, que es el que actualmente abastece a Guadalajara y la comarca de Alcalá de Henares [municipios no adheridos al Canal de Isabel II]. En este río, con un caudal máximo de 160 hectómetros, la Comunidad quiere levantar un embalse de 140 hectómetros cúbicos".

Y continúan: "¿Para qué? Para secarlo, desviar el agua hacia Madrid y luego vendérse la mucho más cara a esas poblaciones. Lo pueden hacer perfectamente, porque el Canal cuenta con una concesión de los años cincuenta sobre el Sor be que le permite desviar directamente a Madrid 100 hectómetros cúbicos al año".

Antonio Beteta lo niega. "Es cierto que tenemos la concesión para hacer ese desvío, pero la Confederación Hidrográfica del Tajo, que es quien tiene las competencias para decidir los trasvases, nunca nos permitiría secar el Sorbe. Tendríamos que dejar un caudal suficiente para el abastecimiento de Guadalajara y Alcalá de Henares. Además, nuestros embalses también servirán para abastecer a toda esa comarca. Es absurdo que alguien pueda decir que queremos dejar a esa zona sin agua", asegura.Sin embargo, Beteta reconoce que el Canal de Isabel II está construyendo una gran tubería para abastecer en el futuro a Alcalá de Henares. "Lo hacemos por si algún día quieren adherirse al Canal. Es nuestra obligación suministrarles el agua si lo requieren", dice Beteta. Y pone como ejemplo la actuación del Canal respecto al municipio de Móstoles. "Esta ciudad, que puede abastecerse del agua de sus pozos perfectamente, está adherida al Canal de Isabel II y, cuando lo necesita, toma de nosotros el agua".

A pesar de estas explicaciones, Aedenat pide al Gobierno de Castilla-La Mancha que se "oponga con todas sus fuerzas" a estos proyectos. "El Gobierno regional de Madrid dice que nunca dejaría sin agua a Guadalajara,, a Alcalá de Henares y a los pueblos que los rodean; y eso seguro que es cierto. Sin embargo, también lo es que el Canal cuenta con una concesión para llevarse el agua del Sorbe. Y es también seguro que si Guadalajara o Alcalá de Henares la necesitasen se la venderían, pero a un precio muy superior al que ahora pagan esos ciudadanos. El metro cúbico de agua en Madrid cuesta unas 100 pesetas. En Alcalá de Henares, por ejemplo, sólo cuesta unas 35".Este periódico no pudo obtener ayer la versión del Gobierno de Castilla-La Mancha, cuyo presidente es José Bono, por encontrarse éste en Orihuela (Alicante). No obstante, fuentes de dicho gobierno regional recordaron que, "en 1995, el Ministerio de Obras Públicas zanjó definitivamente el problema".

Por su parte, el Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid prefirió no manifestarse sobre este asunto hasta tener en su poder los datos previstos de aumento del consumo de agua para los próximos años. En el Plan Regional de Estrategia Territorial se prevé que los madrileños consuman en el año 2015 23,3 metros cúbicos de agua por segundo. Actualmente, y según este documento, el consumo de agua es de 20 metros cúbicos por segundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de marzo de 1997

Más información