Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUZ DE GAS

"Estoy al alcance de los dioses"

Punto uno: su inteligencia. Punto dos: su belleza. Punto tres: su pecho bonito. Punto cuatro: su otro pecho decorado con el queso tetilla, gallego, bonito, insinuante y apetitoso. Y, para quien no la conozca, la historieta del escándalo: la revista gallega GAM (Galicia Autonómica y Municipal) publicó la semana última en su portada un anuncio promocional del queso tetilla. Y a la coruñesa María Silva le ofrecieron ser el soporte, es decir, que apareció en tal portada enseñando uno de sus pechos y el otro ilustrado con un queso tetilla. Más aún: en el interior de la revista aparecía un hombre medio desnudo con su entrepierna cubierta con otro producto muy gallego, un pulpo, que en galego se dice polbo. Y listo: María, teta, tetilla, polbo..., la tempestad recorre España.Pregunta. ¿Qué es la foto suya de la teta / tetilla respecto a Adán y Eva en el paraíso?

Respuesta. Para mí, la fotografía como arte.

P. ¿Y respecto a Fraga Iribarne?

R. Imagino que la hora de Galicia.

P. ¿Qué piensa de sí misma en plena tempestad?

R. Me quieren los mismos y me odian los mismos.

P. Su pecho descubierto y el otro entetillado: ¿nota que hayan perdido encanto?

R. ¡No! Lo han ganado.

P. ¿Cuándo es arte la publicidad?

R. Cuando es imaginación.

P. ¿Esta tempestad es un triunfo para usted o un paso de muñeira?

R. Es el triunfo de la libertad.

P. ¿Qué la diferencia a usted de las paisanas gallegas que hacen queso tetilla?

R. Yo tengo el cuerpo y ellas el arte de hacerlo.

P. ¿Qué es un seno de mujer?

R. Un paraíso por descubrir.

P. "Tetilla de diosa, seno de amor"- ¿le gusta como título de una canción sobre la tempestad que ha estallado?

R. Es todo un piropo.

P. ¿Se atreve a improvisar los dos primeros versos?

R. Claro, pienso un poco... "Pertenezco al universo de la imaginación, / estoy al alcance de los dioses".

P. ¿Es algo pedante usted?

R. Soy sentimental.

P. ¿La revista GAM, que inventó el invento, se portó bien con usted?

R. ¿Cómo no?

P. El escritor gallego Conde ha dicho: "Ha puesto el tetilla a la altura de quien quiera". ¿Y usted a qué altura está?

R. A la del Olimpo.

P. ¿Su teta al aire ha servido para rehacer la forma original del tetilla?

R. Es lo que espero.

P. ¿Su madre qué le dijo?

R. Le conté lo que me habían ofrecido hacer y dijo ¡Adelante!".

P. ¿Estaba todo orquestado?

R. Espero que nadie me haya utilizado.

P. ¿Y si inmortalizan su pecho en el Museo de Cera?

R. Sería todo un placer.

P. ¿La ha insultado alguien?

R. A la cara, no.

P. ¿Quiere triunfar en París?

R. Es un sueño.

P. ¿Con o sin tetilla?

R. Con o sin tetilla.

P. Profesionales del tetilla y el Consello Regulador no aceptan esta publicidad o son retícentes: ¿le regalan queso?

R. Por ahora, no.

P. ¿No se le ha aparecido ningún Fernández Tapia tetillero?

R. Me seduce mi poder, no el de los otros.

P. Las feministas echan chispas "por ofender la dignidad de la mujer...".

R. Soy mujer. No puedo ofender mi dignidad.

P. Aznar coqueteó con una ley para denunciar a sospechosos de todo, incluso sin pruebas: ¿es más sospechoso Aznar, su pecho, el tetilla, o el pulpo polbo?

R. Antes, demuéstreme usted que no soy inocente.

P . ¿Por qué su pecho escandaliza y no el pulpo que cubría el sexo del hombre en GAM?

R. A los hombres ni les va ni les viene lo del pulpo, y una mujer está siempre en el punto de mira de hombres y mujeres.

P. ¿Pondrá una tienda de queso tetilla?

R. Si me subvencionan...

P. CC OO también ataca...

R. ¿No tendrán algo más importante que hacer?

P. La Xunta invitó a retirar la revista, pero se había agotado: ¿es más gallega que Fraga?

R. Casi seguramente: yo nunca fui ministro en Madrid.

R.¿Por qué hizo el anuncio?

R. Porque me dio la gana.

P. ¿Qué piensa ahora?

R. Agradezco a quienes están conmigo... Soy modelo de profesión, ¿qué tengo que ver con los profesionales políticos?

P. ¿Se nota más célebre?

R. Soy yo.

P. ¿Es más rica?

R. Interiormente, sí.

P. ¿Me deja definir sus encantos?

R. No faltaría más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997

Más información

  • María Silva, modelo y 'tempestad'