Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'DECRETAZO', EN EL CONGRESO

El periódico gubernamental o el Gobierno mundial

El Gobierno logró ayer la convalidación parlamentaria de su decreto-ley del 1 de febrero pasado, en el que se regula la televisión digital en España, tras un tenso debate en el que el ministro de Fomento, Rafael Arias Salgado, y el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, mezclaron en la pelea política a grupos de comunicación considerados por cada uno de ellos como afines al adversario. El PNV acusó a PRISA -empresa editora de EL PAÍS- de haber emprendido una "caza de brujas" contra el nacionalismo vasco. La convalidación del decreto-ley se produjo sin sorpresas, con el voto en contra de los socialistas. El PP apoyó después la tramitación del texto como un proyecto de ley normal, en cumplimiento de las condiciones impuestas por CiU e IU para no dejar solo al Gobierno.

La tesis central del debate, por parte socialista, fue que el Gobierno trata de castigar a los grupos de comunicación "no alineados" y compensar a los afines. Para apoyar la acusación Pérez Rubalcaba leyó un editorial publicado en El Mundo (al que no citó por su nombre) el 30 de diciembre de 1996, cuyo autor se preguntaba: "¿Qué puede hacer el Gobierno en relación a Polanco?" y se respondía: "Tratar de sacar adelante una legislación complementaria, para lo cual no podría contar con Pujol, pero probablemente sí con Izquierda Unida. O, lo que sería más práctico, impedir la utilización del fútbol como palanca de la televisión de pago".Leída la cita, Rubalcaba se preguntó: "¿Les suenan a ustedes estas directrices políticas?". Y continuó: "No sé en justicia si decir si es un diario gubernamental o decir más bien que se trata de un Gobierno mundial".

El diputado aludió también a una portada de Abc, titulada: "La plataforma Polanco-Asensio abocada al fracaso al reservarse el Gobierno la homologación de los descodificadores". De lo expuesto Rubalcaba concluyó: "La peor derrota de la democracia es que gobierne quien no se presenta a las elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997