Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquim Verdú da al punto un uso virtuoso

Morago vuelve con ropa para la mujer

El tercer día de la Pasarela Cibeles tuvo sus apogeos en Joaquim Verdú y su extraordinario trabajo sobre el tejido de punto y en el regreso de un establecido Pedro Morago a las colecciones de mujer, tras una larga ausencia en que se centró en la moda masculina. Por otra parte, Antonio Pernas incidió en la actualidad del terciopelo, la piel suave y una monótona insistencia en el arco del color, arena hasta el siena y los secos marrones invernales.

, Casi puede hablarse ya de sintetizar tendencias a los tres días de Pasarela. Joaquim Verdú se lanzó al ruedo con decisión y buen gusto, demostrando su refinamiento en el tejido de punto y esas estolas maravillosas y volátiles a la vez que de abrigo. Se impuso el morado en su escala de bajada hasta el lila, y la piel sintética en cuellos y puños. El largo fue tobillero y los pantalones de concepto recto muy bien cortados. Para la noche, un hábil matrimonio entre el raso gris hasta el suelo y chaquetas ajustadas de terciopelo negro.Pedro Morago cerró el día con su regreso a la colección de mujer, y guarneciendo a las modelos con apuntes coloristas de su colección de hombre. Morago apuesta por el punto grueso, la polipiel (el modista declara: "Nada de animales, ecologistas a tope") imitando con humor serpiente y napa rebajada y una feliz conjunción del crudo y el negro en geometrías que respetan lo simétrico. Para el hombre, color y pantalones marrones de terciopelo, chaquetas de un botón y levitas largas londinenses con jerseis por debajo -una de cal y otra de arena- Al final, novias de hoy y de mañana con brocados en perlas, velos de fantasía y falda cortísima. Antes, Pernas juntó el azul marino con el acero, y mostró pantalones rectos con notables bajos vueltos y mucha piel, para cerrar con una larga serie en negro que en su parquedad parecía propia de El Escorial.

La velada la abrió un doble desfile con Charo Azcona a base de efectistas echarpes de terciopelo o punto grueso y pantalones muy estrechos con curiosos zapatos con galgas, para dar paso a Carmela Rosso (chaneliana en lo doméstico de sus trajes sastre) y que tuvo su mejor momento en una breve serie de oro claro muy de gusto francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997