Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARCO 97

Aznar inaugura la 'Operación Picasso', empeño cultural más importante del Gobierno socialista

El hijo del artista regala al Reina Sofia el dibujo 'Hombre de pie con cordero'

El presidente José María Aznar realizó ayer su primera visita oficial al Centro de Arte Reina Sofía para presentar las siete obras de Picasso adquiridas a los herederos del artista que se expondrán dentro de la colección permanente junto al mural Guernica. La compra (cifrada en unos 3.000 millones de pesetas) de estas obras, fechadas en la década de los 30, fue uno de los objetivos -y logros- culturales del equipo de Carmen Alborch. En representación de la familia del artista estuvo Claude Picasso, hijo del pintor, quien por la mañana regaló al museo el dibujo Hombre de pie con cordero. Aznar destacó el buen uso que se puede hacer de la ley tributaría en beneficio de la cultura, pero prefirió no contestar a las preguntas de los periodistas. "No provoquéis", fue, su única respuesta.

, Siete nuevas obras maestras de Picasso se pueden contemplar desde hoy en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía de Madrid. Las piezas, pertenecientes a los años treinta -época del pintor malagueño que apenas tiene representación en los museos españoles- estarán arropando al Guernica, cuadro emblemático del Reina Sofía. Dos esculturas, El buen pastor y Mujer en el jardín; tres óleos, Mujer sentada en un sillón gris, Figuras al borde del mar y Mujer sentada acodada, y dos dibujos a tinta china, Cabeza de guerrero pacifista y Hombre de pie con cordero son las piezas que, gracias a la llamada Operación Picasso puesta en marcha hace más de dos años por el Gobierno socialista, pertenecen, por unos 3.000 millones de pesetas ("una ganga", según los especialistas), a este museo nacional. De ellas, la figura de bronce Mujer en el jardín se expone desde hace un año en el museo madrileño. Todas las obras han sido adquiridas a los herederos del pintor malagueño gracias a la aportación económica del Instituto de Crédito Oficial, Caja Madrid y el Banco Bilbao Vizcaya.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, presentó ayer oficialmente los picassos acompañado de la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre; la de Agricultura, Loyola de Palacio, y el titular de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato. Junto a ellos, estaba el presidente del BBV, Emilio Ybarra; el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, y el hijo de Picasso, Claude, quien ayer donó al museo el dibujo Hombre de pie con cordero, no incluido en el lote y que el propio Aznar pudo contemplar en La Moncloa por la mañana. "Tengo que agradecer a la familia Picasso, que hoy nos ha donado un excelente dibujo, su colaboración", señaló Aznar en un discurso que estuvo centrado en la tarea del Ministerio de Economía y Hacienda: "Este organismo ha sabido apreciar lo que es la interpretación correcta de las normas tributarias en el estímulo del arte y la creación artística".

Primera visita

El presidente, que recorrió el museo en su primera visita oficial, no quiso contestar a los periodistas sobre su impresión de las nuevas obras o la posibilidad de futuras compras. Ni sobre cualquier otra cuestión. Zanjó las preguntas con un sonriente "no provoquéis". Claude Picasso, sin embargo, señaló que los herederos del pintor están dispuestos a seguir negociando la venta de otras piezas. "A todos nos interesa", dijo el portavoz de la familia Picasso y miembro del patronato del Reina Sofía.Frente al equipo del nuevo Gobierno (situado en una esquina de la sala y que llegó tres cuartos de hora tarde a la cita) estaban los anteriores responsables del Ministerio de Cultura, encabezados por la ex ministra, Carmen Alborch. "Estoy emocionada. Lo importante es que los cuadros estén aquí, son bellísimos. Y ya sabéis que el trabajo lo hemos hecho nosotros", señaló. Aunque Aznar no mencionó a los impulsores de la operación, sí lo hizo la ministra Esperanza Aguirre que, mirando a su antecesora en el cargo, le dio las gracias públicamente por haber movido los primeros hilos de esta importante compra. Sobre este tema, Claude Picasso afirmó: "Empezó antes y se acabó ahora. Todo cambia. Pero los cuadros están aquí".

Para su presentación, los cuadros ocuparon la sala habitualmente dedicada a Joan Miró (cuyas obras fueron apiladas tras un biombo). La escultura El buen pastor fue la que pareció interesar más a la ministra de Agricultura, Loyola de Palacio. Aznar, que tardó unos tres minutos en contemplar todos las piezas, sólo se acercó al dibujo Cabeza de guerrero pacifista. La conservadora del Guggenhgeim, Carmen Giménez, señaló que para ella la obra más representativa es Mujer sentada en un sillón gris. "Picasso firmó este cuadro el día en que Franco subió al poder en España y por ello tiene un significado muy especial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997