Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Esteban Sánchez, genio oculto del piano español

, El gran pianista Esteban Sánchez Herrero (Orellana La Vieja, Badajoz, 1934), "un genio musical del siglo XX" en palabras de Alfred Cortot, murió ayer en su tierra extremeña.

La personalidad musical y humana de Esteban Sánchez se situaba al margen de toda convención. Como hombre entrañablemente bueno rehuyó cualquier vanidad; como intérprete, poseía un virtuosismo trascendente y poderoso. Allí donde tocó, sus triunfos ante el público y la crítica fueron plenos, bien se tratara de Beethoven, Schumann, Mendelssohn o Chaikovski, bien de Albéniz, Granados, Turina o Falla. Sobre todos realizó excelentes grabaciones discográficas, casi todas para la firma Ensayo. No hace mucho, Daniel Barenboim conoció la Iberia de Esteban Sánchez y se entusiasmó en tan alto grado que decía a todos: "¿Pero qué hace España con un talento musical semejante casi oculto?" El hacer de Esteban Sánchez partía de una necesidad interior: la creación de mundos sonoros infinitamente bellos y capaces de dotar a los pentagramas asumidos de un raro vuelo poético.

Un día, ese misterio que empuja a los hombres y sus vidas, Esteban Sánchez se fue a Badajoz pira dictar enseñanzas en los conservatorios de la capital y de Mérida. Residía en su villa natal, Orellana, y se trasladaba a los citados centros cada día para dar sus clases. Ha sido en uno de estos viajes cuando nuestro inolvidable pianista se ha encontrado con la muerte. Se fue como vivió, sin armar ruido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 1997