Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva York dificultará las operaciones de la banca suiza si no compensa a las víctimas del holocausto

Nueva York está dispuesto a declarar la guerra a la banca suiza. La ciudad y el Estado de Nueva York, con una comunidad judía de gran peso cuantitativo y cualitativo, han enviado sendos mensajes al gobierno suizo advertiéndole de que los bancos helvéticos tendrán "serias dificultades" para operar en la plaza financiera más importante del mundo si no crean pronto el tantas veces prometido fondo de compensación para los herederos de aquellas víctimas del Holocausto que, en la década de los treinta, depositaron dinero en entidades de Ginebra y Zúrich.Han pasado más de cinco décadas desde la derrota de la Alemania hitleriana y a los hijos y nietos de los judíos europeos que, antes de ser detenidos por los nazis y exterminados en los campos de la muerte, viajaron a Suiza para depositar fondos en entidades helvéticas, todavía no se les ha devuelto un céntimo del dinero de sus parientes. Con argumentos tan ortodoxos desde el punto de vista de la legislación bancaria suiza como kafkianos desde una perspectiva ética, la banca suiza sigue guardando en sus entrañas los haberes de muchas víctimas del Holocausto. A sus herederos se les ha dicho de todo: desde que debían presentar certificados de defunción de sus familiares -como si las SS los hubieran expedido- hasta que era imposible encontrar la huella de cuentas cifradas

Harta de tanta tacañería, la Asamblea del Estado de Nueva York anunció ayer la -Próxima celebración de audiencias públicas para estudiar "en qué circunstancias pueden ser revocadas las licencias de trabajo de los bancos extranjeros" en su territorio. El mensaje estuvo directamente. dirigido a la banca suiza, a la que se amenaza con dificultarle e incluso impedirle la posibilidad de operar en el Estado que alberga a Wall Street. En paralelo, el presidente del Consejo Municipal de Nueva York informó que va a presentar un proyecto para que no haya fondos de la ciudad depositados en bancos ' suizos.

La hostilidad contra Suiza crece en Nueva York, sede del Congreso Mundial Judío y plaza del senador republicano Alfonse D'Arnato, comprometido en la campaña de los fondos judíos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de enero de 1997