El PSOE considera falsas las promesas del PP de reducción del gasto público

Los socialistas afirmaron ayer que se ha demostrado que las promesas electorales que realizaron los populares de reducir el gasto público en la Administración cuando llegaran al poder eran falsas.Alfredo Pérez Rubalcaba, ex ministro de la Presidencia y ex portavoz del Gobierno de Felipe González, dijo que, "dos años después, el PP comienza a reconocer que su promesa de reducir el gasto en altos cargos en 79.000 millones de pesetas era una patraña electoral".

"Dentro de un año", prosiguió, "reconocerá que atribuir a los socialistas una amnistía fiscal de 200.000 millones era una infamia. En ambos casos no les importa mucho porque de lo que se trata es de hacer buena la máxima de "calumnia que algo queda".

Juan Manuel Eguiagaray, ex ministro socialista de Administraciones Públicas e Industria, refrendó las palabras de su compañero y se remitió a que el pretendido ahorro de 79 .000 millones de pesetas se ha quedado tan sólo en 480 (véase EL PAíS de ayer).

"Iba [el PP] a arreglar los problemas del país", recordó Eguiagaray, "fumigando a los altos cargos cuando, comparativamente, tenemos una Administración modesta . "Probablemente pueda racionalizarse", añadió, pero, según él, "José María Aznar y Rodrigo Rato prometieron cosas imposibles contra toda razón".

"Sus promesas de reducir el gasto público eran falsas entonces [en la campaña electoral],y también hoy" concluyó; "y no sólo eso: están gastando más en cosas en las que no deberían gastar, como en gratificaciones a asesores de muy diverso pelaje".

Proceso no finalizado

Por su parte, el coordinador general del PP, Ángel Acebes, adujo que "la promesa electoral" de su partido "no se ha incumplido totalmente" y que "el proceso no se encuentra finalizado" y ahora afecta a la "Administración periférica".El Ministerio de Economía y Hacienda, del que es titular Rato, destaca especialmente a la hora de incumplir las promesas de austeridad. El gasto de personal eventual o de designación directa no sólo no se ha reducido, sino que ha aumentado en cuatro millones mensuales desde la etapa socialista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS