Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine independiente busca otro año la luz en el Festival de Sundance

Se proyectarán 127 largometrajes

Ayer comenzó en la estación de esquí de Park City (Utah, EE UU) el prestigioso Festival de Cine de Sundance, meca de las producciones independientes de ese país y el lugar desde el cual saltan periódicamente a la fama los nuevos cineastas americanos. Durante los próximos diez días se proyectarán 127 largometrajes y 56 cortos de directores tanto noveles como veteranos, con el denominador común de considerarse alternativos al producto de los grandes estudios.

Organizado por Robert Redford en 1981 con espíritu verdaderamente alternativo, Sundance es desde hace ya varias temporadas una palabra de moda entre la élite de Hollywood. Asistir a esa remota localidad nevada cerca de las Montañas Rocosas para codearse con docenas de jóvenes insatisfechos y comprar sus películas es una importante apuesta de los estudios. Alternativa a los cientos de millones de dólares que cuestan las superproducciones de acción. Comprar en Sundance sale muy barato en comparación, y el festival cuenta con un importante historial: desde Sangre fácil, de los hermanos Coen, en 1985, hasta Los hermanos McMullen, de Edward Burns, en 1994. El año pasado, entre otras, se estrenó en Sundance Lone star, de John Sayles.El director del festival, Geoffrey Gilmore, ha dicho que este año se presentaron 800 películas a Sundance pero que, debido a la enorme cantidad de producción y competitividad que hay por las pantallas de EE UU, las nuevas, películas tienen el listón muy alto. En la presente edición Sundance viene arropado por grandes nombres. Para empezar, la noche de inauguración estaba previsto hacer un homenaje a Tim Robbins (Pena de muerte) y el estreno de Lost Highway, de David Lynch.

Sexo

Gregg Araki, conocido por películas de temática gay como Doom generation presenta Nowhere. Kevin Smith, el director de Clerks y Mallrats -otro de los hijos pródigos del festival- mostrará Chasing Amy que, según el programa, es una historia de lesbianas. Además se ha programado una retrospectiva de Rainer W. Fassbinder. Muchos medios han resaltado que este año el festival de Sundance está teñido de sexo, y de hecho habrá una mesa redonda sobre el tema.Otro conocido que presentará nueva película es Richard Linklater con otro filme más sobre la generación X, SubUrbia, mientras _que el difunto Tupac Shakur aparece junto a Tim Roth en Gridlock'd. Por otra parte, el corredor de fondo Steve Prefontaine es objeto de un documental hecho por Steve James, autor del docudrama sobre baloncesto Hoop dreams.

Entre las propuestas realmente independientes se encuentran Clockwatchers, de Jill Sprechér; The house of Yes, de Mark Waters, y la australiana Blackrock, de Steven Vidler, aunque la sorpresa puede venir de cualquier flanco. En 1996, otra película australiana, Shine, sobre el pianista prodigio David Helfgott, obtuvo el mayor éxito del festival y está encaminada a los próximos oscars. También se verán en Sundance Profundo carmesí, de Arturo Ripstein, y Más que amor, frenesí, de Alfonso Albacete, Miguel Bardem y David Menkes.

Con el paso, de los años, y al comprobarse que las películas de Sundance funcionaban en taquilla, el festival ha intercambiado parte de su espíritu original por la notoriedad y el éxito. Este año es evidente que hay menos películas oscuras y raras que en anteriores ediciones. La distribuidora Miramax se alimenta en gran medida de películas salidas de Sundance, un festival entre cuyos grandes patrocinadores está American Express, Apple Computer y la cadena de cafeterías Starbucks. Sundance es tambíén, en la actualidad un canal de televisión por cable en EE UU, dedicado a emitir cine independiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 1997