China veta el envío de 'cascos azules' a Guatemala por su relación con Taiwan

La verificación de los acuerdos de paz en Guatemala ha quedado en suspenso una vez que China, en represalia por las estrechas relaciones guatemaltecas con Taiwan, vetase en la madrugada de ayer el despliegue de observadores militares de lasNaciones Unidas. Ésta es la primera vez que China usa el veto desde 1981, cuando bloqueó la aspiración de Kurt Waldheim a un tercer mandato como secretario general de la ONU, y la primera en 25 años que impugna algo que no sea una elección a la Secretaría General.

Pekín explicó ayer que utilizó esta prerrogativa "para defender" a la ONU y a los intereses del pueblo chino, en el que el Gobierno comunista incluye unilateralmente a los 22 millones de habitantes que viven en la isla de Taiwan. Para China, el "culpable" del veto es el Gobierno guatemalteco, porque sus relaciones con Taiwan son "actividades destinadas a minar la reunificación china".El veto de Pekín a la operación guatemalteca, con la que públicamente está de acuerdo y que tiene el respaldo abrumador de la comunidad internacional, suscitó las críticas directas e indirectas del resto del Consejo de Seguridad y de otros países. Los miembros del Consejo deben estar a la altura de sus responsabilidades, dijo, crítico, el embajador británico John Weston, mientras Estados Unidos "lamentó" que Pekín no quisiera dar a los intereses "más amplios" de la paz y seguridad regional "la prioridad que se merecen".

Por 14 votos a favor y el veto de China fracasó un proyecto de resolución copatrocinado por 12 países, incluidos los partidarios del proceso de paz guatemalteco, para enviar a 155 observadores militares de la ONU a Guatemala por tres meses para verificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego, separación de fuerzas, y desmovilización y desarme de la guerrilla.

Marrack Goulding, subsecretario general de la ONU encargado de asuntos políticos, mostró su preocupación por lo sucedido porque la desmovilización de los 3.000 combatientes de la guerrilla de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca y su reinserción a la vida civil del país deberían proceder cuanto antes. Guatemala buscará primero "todas las posibilidades" dentro de la ONU para la verificación de los acuerdos -posiblemente acudir a la Asamblea General donde ningún país tiene derecho de veto-, y, si se agotan, prevé acudir a "otras instituciones y otros mecanismos", dijo su embajador en Wáshington, Pedro M. Lamport.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS