Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Inem controlara los fondos de la formación para "evitar sospechas"

El Instituto Nacional de Empleo (Inem) asumirá, a partir de enero, la gestión de la financiación de los cursos del FORCEM (formación continua en las empresas). Ese es el compromiso asumido por el Gobierno, la patronal CEOE-CEPYME y los sindicatos CC OO, UGT y Confederación Intersindical Galega (CIG) en los acuerdos que firmaron ayer y con vigencia hasta el año 2000.El cambio en el control de los cursos de formación se ha decidido "para acabar con las sospechas de que no se hacía un uso adecuado de los fondos", según José María Cuevas, presidente de CEOE, "y para que no se produzcan acusaciones" sobre una posible financiación irregular de las patronales y los sindicatos. Los cursos de formación continua se costean con las cuotas que aportan trabajadores y empresas, el 0,75% de los salarios, que supondrá unos 160.000 millones de pesetas en 1997.

El acuerdo confirma el mantenimiento del principio de "caja única" para los fondos, aunque hay medidas descentralizadoras en las iniciativas de formación y se da entrada a las comunidades autónomas en el Consejo General.

Así se establece en el acuerdo firmado ayer por los ministros de Trabajo, Javier Arenas, y Educación, Esperanza Aguirre, y los máximos dirigentes de CEOE-CEPYME, CC OO y UGT, José María Cuevas, Manuel Otero, Antonio Gutiérrez y Cándido Méndez, respectivamente; y el secretario de formación de CIG, Xesús Ramón González Boán.

El acuerdo, que en realidad son tres, fija el Programa Nacional de Formación Profesional, un marco general de enseñanza reglada para jóvenes, la ocupacional para desempleados y la continua para el reciclaje de trabajadores. El segundo compromiso regula los cursos del FORCEM (formación en las empresas), que en 1996 ha llegado a dos millones de trabajadores.

El tercero se refiere a la formación profesional de nuevos colectivos, entre ellos los autónomos, los empleados eventuales agrarios y los trabajadores fijos discontinuos. A ellos se dedica un 0,05% de la cotización, más 10.000 millones de pesetas que aporta el Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996

Más información

  • Gobierno, patronal y sindicatos firman el quinto acuerdo desde mayo