Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE reconoce el avance de la UE contra el déficit y destaca su fracaso frente al paro

Baja inflación, alto desempleo, mediano crecimiento. El informe de perspectivas publicado ayer en París por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que la Unión Europea mantendrá su actual ritmo de marcha hacia el euro y constata un notable progreso en la reducción de los déficit presupuestarios. El paisaje descrito por la organización para los dos próximos años es apacible en lo económico, pero oscuro en lo social. El paro y la desprotección de los más pobres serán un problema de primer orden. La evolución de la economía española, dice el informe, estará por encima de la media. España, además, logrará reducir su déficit al 3% del PIB en 1997, tal y como exige el Tratado de Maastricht.

La OCDE da por disipado todo riesgo de repunte inflacionista en el futuro previsible, al menos en Europa continental y Japón. Sólo Estados Unidos y el Reino Unido, donde la tasa de paro es muy baja podrían asistir a una pequeña alza de los precios que, en consecuencia, deberá ser controlada con una ligera subida de los tipos de interés.Otro indicador que mejora, sobre todo en Europa, es el de los déficit presupuestarios y el endeudamiento público. El saneamiento de las finanzas sigue siendo, sin embargo, la asignatura pendiente de Japón. Los 28 países miembros de la organización registrarán un crecimiento medio del 2,5% en 1997 y del 2,7% en 1998.

Pero los economistas de la organización advierten de que algunos logros en materia de consolidación fiscal pueden ser efímeros. "El recurso a medidas excepcionales, como la transferencia de capitales procedentes de empresas públicas [en Francia], o a medidas sobre las que podría ser necesario volver, sobre todo la congelación de salarios en el sector público o el aplazamiento de inversiones públicas [caso de España] no hacen sino retrasar los ajustes presupuestarios fundamentales que se requieren", señalan los técnicos de la organización.

Crecimiento moderado

El crecimiento económico en Europa será algo mejor que en años anteriores, pero seguirá lastrado por "una concentración excesiva de medidas de rigor sobre un corto periodo", en una Unión Europea que el año próximo se medirá a sí misma según los criterios establecidos en Maastricht. La organización prevé un crecimiento del PIB del 2,4% en 1997 y un 2,7% en 1998.La OCDE no es muy optimista sobre la evolución de las dos grandes potencias económicas de la UE, Alemania y Francia. Según sus previsiones, que "no tienen en cuenta las medidas para reducir el gasto aún pendientes de aprobación", ninguno de estos dos países logrará cumplir en 1997 el objetivo de déficit fijado en Maastricht. Este desequilibrio se situará en el 3,4% del PIB en el caso de Alemania y en el 3,2% en el de Francia.

La organización repite una advertencia de anteriores informes. Llama la atención sobre los objetivos sociales insatisfechos. Hay que lograr, dice en su informe, "una distribución aceptable de la renta, la eliminación de la pobreza, y la protección de los miembros más vulnerables de la sociedad". "Será especialmente importante generar recursos suplementarios", añade, "por el hecho de que los países deberán hacer frente al envejecimiento de su población".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996

Más información

  • La organización critica el recurso a "medidas excepcionales" para sanear las cuentas públicas