Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton defiende a Lake al frente de la CIA ante las críticas republicanas

, El presidente norteamericano, Bill Clinton, salió ayer en defensa de Anthony Lake, su antiguo consejero nacional de seguridad, designado para dirigir la CIA y el aparato de los servicios de información de EE UU. Anthony Lake, pendiente de que el Senado confirme el nombramiento, está recibiendo críticas por razones profesionales y personales. Su principal adversario es el republicano Arlen Specter, presidente del Comité de Inteligencia del Senado, que ha expresado "graves y serias dudas" sobre la idoneidad de Lake para el cargo.La principal queja de Specter se basa en que Lake ocultó al Congreso y a la CIA, entre 1994 y 1995, la política de tolerancia ante. la venta de armas de Irán a Bosnia para resistir la ofensiva de los serbios. A pesar del embargo de armas impuesto por la ONU y defendido oficialmente por la Casa Blanca, Anthony Lake y Strobe Talbott, número dos del Departamento de Estado, instruyeron secretamente a diplomáticos norteamericanos que transmitieran a las autoridades croatas la luz verde de EE UU para que dejaran pasar por su territorio los cargamentos de armas. Specter comparó el, caso con el escándalo Irán-Contra de la presidencia de Reagan.

Arlen Specter no dirigirá a partir de enero el Comité de Inteligencia, pero su sucesor, Richard Shelby, dijo ayer que las manifestaciones de Specter evocan "serias y legítimas preocupaciones", sin prejuzgar el desenlace del proceso de confirmación de Lake. Hasta el momento, solamente otro dirigente republicano, el senador Pete Domenici, ha hablado de "tormentosa navegación" para referirse a la eventual confirmación de Lake. Por esa razón, la Casa Blanca quiere dar la impresión de que el asunto no constituirá un obstáculo insalvable para la confirmación: "Creo que esto ya se ha explicado por parte del Gobierno y del propio Lake y no me parece que pueda plantear problemas significativos", afirmó Mike McCurry, portavoz de Clinton.

Además del caso de Bosnia, Anthony Lake tiene otro nubarrón pendiente. La semana pasa da, Lake recibió la visita de miembros de la Oficina de Integridad Pública del Departamento de Justicia, interesados en un posible conflicto de intereses: Lake no vendió hace cuatro años, cuando tomó posesión del cargo, su cartera de acciones de diversas empresas relacionadas con la energía, valorada en más de 200.000 dólares (26 millones de pesetas). Lake ha explicado que él dio la orden de venta en 1993, pero que no se realizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de diciembre de 1996