Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo consultivo de Van Miert rechaza el proyecto de Cablevisión

El Consejo Consultivo de la Competencia apoyó ayer, contra el voto del Gobierno español, el rechazo de los servicios que encabeza el comisario Karel Van Miert al proyecto remodelado de Cablevisión. Dichos servicios presionan para que ese alianza se disuelva. La última decisión sobre la aprobación o denegación será adoptada este mes por la Comisión.

La mayoría del Consejo Consultivo, formado por los Gobiernos de la Unión Europea (UE), estuvo de acuerdo con los servicios dependientes de Van Miert en que la alianza podría suponer un riesgo para la competencia en el mercado europeo, según fuentes del Ejecutivo comunitario. Los miembros del comité "compartieron la opinión de la Comisión según la cual el proyecto, tal como está sobre la mesa [es decir, incluso tras su última remodelación] no es aceptable".La delegada española fue quien más se opuso a esa apreciación, aún asumiendo por vez primera que la concentración tiene dimensión comunitaria. Las citadas fuentes creen que "el Gobierno español hará todo cuanto esté en su mano, y así nos lo ha dicho informalmente, para que ambos socios [Telefónica y Sogecablel retiren el expediente" y, por tanto, disuelvan su alianza para el cable.

"Los abogados de Telefónica han dicho a nuestros servicios que quieren retirarse del proyecto", comentaron los mismos medios. Si eso se confirmara y Sogecable siguiera el mismo camino, la concentración quedaría definitivamente frustrada.

Para presionar en esta línea, antes de la decisión formal del colegio de comisarios, medios del Ejecutivo comunitario no dudaron en agitar el pañuelo de las eventuales sanciones. Así, recordaron que sigue abierto el procedimiento contra la alianza por no haber sido notificada a tiempo. Aunque las fuentes trataron de quitar hierro aparente a la amenaza recordando que toda empresa "tiene el derecho a recurrir ante el Tribunal", el mensaje era claro: o ambos socios se avienen a cancelar el proyecto o se encontrarán frente a la potestad sancionadora de Bruselas.Eso sí, no excluyeron que Sogecable pueda "pedir compensaciones" a Telefónica por los "perjuicios causados" por la retirada de ésta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de noviembre de 1996