Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enviado de la ONU llega a Kabul para impulsar el díficil alto el fuego

El enviado especial de Naciones Unidas en Afganistán, Norbert Holl, llegó ayer a Kabul para tratar de impulsar el cada día más díficil alto el fuego entre las milicias talibanes que tomaron la capital afgana el pasado septiembre y el Ejército del Gobierno derrocado, que se encuentra al mando del comandante Ahmed Sha Masud. En el frente de batalla, mientras tanto, los talibanes lograron mantener sus posiciones por tercer día consecutivo a pesar de la ofensiva de Masud.

La opinión de los talibanes de que la batalla no está perdida puede haber bloqueado las conversaciones encaminadas a lograr una tregua. Holl llegó a Kabul con un fracaso en su cartera al no conseguir convencer al señor de la guerra uzbeko, Abdul Rashid Dostum, de que firmase un cese de hostilidades durante la entrevista mantenida el martes en su feudo de Mazar-i-Sharif.Los talibanes sufrieron fuertes pérdidas en la ofensiva desatada por el Gobierno derrotado hace dos semanas, pero en los últimos tres días han logrado mantener sus posiciones pese al empuje de Masud.

Holl, que se entrevistó con Dostum junto con el ministro del Interior paquistaní, Nasirulá Babar, expresó su disposición a viajar a Kandahar, feudo talibán, para entrevistarse con el máximo dirigente de los estudiantes de teología, el mula Mohamed Omar. Pero la exigencia de Masud y Dostum de que el alto el fuego vaya acompañado de la desmilitarización de Kabul convierte el esfuerzo diplomático en diálogo de sordos. "Estamos lejos de alcanzar el éxito", reconoció Holl.

Analistas afganos señalan, sin embargo, que "si la alianza Dostum-Masud es firme -sigue sin confirmarse la participación de tropas del general uzbeko en la ofensiva de El León del Panshir- el colapso de los talibanes es sólo cuestión de cuándo". Añaden que, afianzada esa alianza, es "inevitable el descenso conjunto y la toma de Kabul".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 1996

Más información

  • Los talibanes mantienen sus posiciones