Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talíbanes rechazan el ultimátum de Masud para que abandonen Kabul

La próxima gran batalla es Kabul. A las tropas de Ahmed Sha Masud, el León del Panshir, jefe militar del depuesto Gobierno afgano, se han unido las del general uzbeko Rashid Dostum, que controlan seis provincias en el norte y el noroeste del país. Ya están juntas en el estratégico frente de Charikar, 50 kilómetros al norte de la capital. Pero los talibanes han rechazado el ultimátum de Masud para que abandonen Kabul y eviten un baño de sangre.

El ministro de Información de los fundamentalistas islámicos, Amir Khan Mutaqi, afirma que "ese tipo de ultimatos no significan nada". Los talibanes dicen haber reforzado la defensa de sus posiciones en Kabul con 5..000 hombres de refresco.El frente de guerra es muy confuso. Mientras que los talibanes han recuperado en las últimas horas terreno al sur de Charikar, cerca de Qarah Bagli, empujando en cuña hasta once kilómetros hacia el norte a los hombres de Masud, éstos conservan posiciones en las colinas desde las que se dominan las afueras del norte de la capital. El ataque de los talibanes tiene por objeto -retrasar o impedir la ofensiva final sobre la capital.

La entrada en acción ayer de los hombres del general Dostum, bien pertrechados y mejor armados -su territorio tiene fronteras con la antigua URRS-, puede desequilibrar definitivamente la balanza a favor del Gobierno depuesto de Burhanudin Rabani, pero esto no está aún claro, pues paralelamente Dostum ha enviado una delegación a Kabul para parlamentar con los tafibanes.

El León del Panshir, héroe afgano de la resistencia contra la invasión soviética, mantiene una doble táctica. Guerra convencional con frentes definidos (ahora situado al sur de Charikar y en las puertas de Kabul) y golpes deguerrilla por detrás de las posiciones talibanes. Ayer repitió el ataque a la base de Bagram, la más importantante del país. Empleó carros de combate, lo que demuestra que sus líneas están ya muy cerca de ella. Tras varias horas de lucha, los talibanes lograron conservarla.

De esta base despegaron ayer varios aviones talibanes para bombardear posiciones del anterior Gobierno en Jabal-os-Seraj y Charikar. No afectaron a la marcha de la guerra, pero causaron nueve muertos, entre ellos cuatro niños. Con una eventual conquista de Bagram, a 60 kilómetros de Kabul, Masud cercenaría la capacidad militar de los talibanes. Y ése es su objetivo.

Tropas de refresco

Todo está preparado para la batalla decisiva de Kabul. En ella se va a librar el control político de Afganistán. Centenares de guerrilleros talibanes llegan a la capital desde varios puntos del país para defenderla.El Gobierno de Pakistán, único apoyo exterior de los talibanes, ha enviado una delegación oficial a Kabul para entrevistarse con representantes de la nueva Administración afgana formada por la facción integrista islárnica. La delegación paquistaní, que llegó el martes, está encabezada por el ministro de Interior, Nasirulali, Babar. El objetivo de la visita no ha sido desvelado, pero se sabe que tiene como fin articular un pacto nacional. Los paquistaníes quieren evitar una alianza militar definitiva entre el general uzbelco Dostum, y el general tayiko Masud, dos personajes que ya se enfrentaron en1994, cuando ambos estaban en el Gobierno en Kabul.

Rabani, presidente depuesto el 27 de septimbre, efectuó ayer un llamamiento a la negociación con los talibanes. "Nosotros no apoyamos más guerras. Todo lo quesea posible deberá ser logrado mediante negociaciones". El día anterior, Rabani había asegurado que encabezaría la ofensiva contra Kabul. El cambio se debe a la posición ambigua de Dostum, con quien se reunió en Mazar-i-Sharif. Rabani necesita su apoyo político para recuperar el Gobierno. Aunque Dostum salió de la reunión asegurando que Rabani es presidente legítimo de Afganistán, prefiere una solución pactada.

No está claro si Rabbani invitó a Dostum a unirse a su Gobierno o si el general aceptaría una propuesta de esa índole, pero Dostum, un islámico liberal, está convencido de que el principal enemigo es el movimiento talibán.

Los talibanes no creen en esta alianza. "Rabbani está ya al final de su historia. Será liquidado muy pronto, junto con sus fuerzas, así que no creo que Dostum se les vaya a unir en esta etapa de la lucha", dijo el viceministro interino de Relaciones Exteriores de Afiganistán, Sher Mohammed Stanakzai. La realidad en el frente de Charikar parece desmentirles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de octubre de 1996

Más información

  • El ex presidente afgano ofrece negociaciones