Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cocaína, un nuevo factor de riesgo para el infarto

La oclusión aguda de una arteria coronaría es la causa más frecuente de infarto de miocardio. Esta oclusión priva al músculo cardiaco de sangre y oxígeno dando lugar a un daño irreversible en una zona del corazón, que posteriormente evolucionará a la formación de una cicatriz con la consecuente disminución en la fuerza contractil de esa zona.Habitualmente la arteria coronaria se ocluye por un trombo que se instaura sobre una lesión ateroesclerótica (placa de ateroma). La ateroesclerosis se empieza a desarrollar en edades precoces de la vida, aunque sus complicaciones se manifiestan en edades más avanzadas. De ahí que el infarto de miocardio sea menos frecuente en jóvenes antes de los 40 años, incluso en varones. En mujeres es excepcional antes de la menopausia. Existen, sin embargo, una serie de circunstancias que hacen que el infarto de miocardio pueda presentarse en personas jóvenes. ¿Cuáles son las causas de esta prematura presentación del infarto de miocardio? En primer lugar suelen tener antecedentes familiares de enfermedad coronaria y/o alto nivel de factores de riesgo, o lo que es más frecuente ambas circunstancias. Dentro de los factores de riesgo el más frecuentemente identificado en varones jóvenes es el tabaco. Es, por tanto, evidente la necesidad de que los jóvenes con antecedentes familiares de enfermedad coronaría sean extremadamente cuidadosos en el control de los factores de riesgo (tabaco, hipertensión, colesterol, obesidad, diabetes, sedentarismo, estrés, etcétera).

Más información
La cardiología del siglo XXI
¿Tiene memoria?

Ya hemos dicho que las mujeres jóvenes antes de la menopausia presentan excepcionalmente infarto de miocardio. Sin embargo y especialmente en presencia de factores de riesgo deben de efectuar las medidas de prevención para evitar padecer un accidente coronario después de la menopausia. Aunque es un tema debatido, el uso de anticonceptivos orales es el factor más frecuentemente identificado en mujeres jóvenes con infarto de miocardio. Su mecanismo es a través de una mayor tendencia a la trombosis, posibilidad de desarrollo de espasmo coronario e incremento de la tensión arterial. Diferentes estudios han demostrado que el riesgo de los anticonceptivos es mayor en mujeres fumadoras respecto a las no fumadoras.

Existen otras causas que pueden relacionarse con infarto de miocardio en jóvenes: malformaciones coronarías congénitas, enfermedades metabólicas, reumáticas, accidentes, etcétera.

Cada vez observamos con más frecuencia, infartos en jóvenes que consumen cocaína. La coca inicialmente utilizada como estimulante de la fatiga e incluso con fines terapéuticos y anestésicos tiene efectos adversos muy importantes, que se conocen de antiguo, y por ello en 1890 se la consideró como la tercera plaga de la humanidad, después de los opiáceos y del alcohol. Su acción sobre el sistema cardiovascular produce vasoconstricción, taquicardia e hipertensión. En personas jóvenes incluso con arterias coronarias normales, puede producir espasmo y trombosis intracoronaria dando lugar a un infarto. En personas con algún grado de afectación coronaria desconocida hasta ese momento puede desencadenarles angina de pecho, infarto de miocardio y muerte súbita. Por ello no puede considerarse a esta droga como menos inocua y desgraciadamente vemos cada vez con más frecuencia infartos de miocardio en jóvenes por esta causa.

En resumen, el infarto de miocardio puede también presentarse en jóvenes, pero en la mayor parte de los casos podría haberse evitado. Las medidas de prevención son por tanto, en este grupo de población, todavía más necesarias.

Enrique Asín Cardiel es jefe de sección de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS