El grupo Vall Companys invierte 6.500 millones en Estados Unidos

El grupo Vall Companys, una empresa líder en el mercado español de integración ganadera, inicia su penetración en Estados Unidos con la puesta en marcha de una fábrica de piensos en el Estado de Oklahorna. La empresa alimentaria española quiere utiizar esta fábrica de piensos como cabecera de varias granjas del mismo grupo que ya funcionan en aquel país desde 1993. Vall Companys invertirá 50 millones de dólares (unos 6.500 millones de pesetas al cambio actual) en su instalación, según fuentes de la empresa de alimentacion y engorde de ganado.

La estrategia del grupo se centra ahora en la idea de diversificar geográficamente la producción de cerdos en Estados Unido aprovechando los cambios en la industria porcina de aquel país después de que la actual Administración demócrata haya levantado las barreras técnicas que frenaban la instalación de granjas y sistemas integrados de alimentación animal con tecnología europea.

Vall Companys considera que la entrada en el mercado estadounidense, además de ser una oportunidad comercial, puede contribuir a mejorar la calidad de los productos finales dadas las altas exigencias sanitarias y ambientales de aquel mercado. La empresa española ya produce en la actualidad al menos mil cerdos por semana en las granjas estadounidenses y tiene previsto alcanzar una producción de 5.000 unidades para mediados del año 1998.

El grupo Vall Companys, que es el mayor fabricante de carne de cerdo de toda Europa, es una empresa de matriz familiar controlada por los núcleos Vall Company y Vall Palou. Esta sociedad vive ahora la maduración de su segunda generación, liderada por Josep Vall Palou, el primer ejecutivo del grupo y el motor de su actual proyección multinacional.

Vall Companys produce en España cerca de tres millones de cerdos al año y 36 millones de pollos. La cifra aproximada de facturación de este grupo es de 64.000 millones de pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS