_
_
_
_

Rusia da la voz de alarma a la CEI ante la amenaza de los talibanes

Pilar Bonet

El presidente de Rusia, Borís Yeltsin, alarmado por el avance de los talibanes en Afganistán, quiere convocar una cumbre de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) para debatir sobre el cariz que toman los acontecimiento en aquel país asiático fronterizo con tres Estados ex soviéticos Yeltsin ordenó ayer al jefe del Gobierno, Víktor Chernomirdin, que se ponga en contacto con los dirigentes de la CEI "interesados" para debatir la situación.

Los talibanes "tienen planes' para conquistar parte de Uzbekistan, incluida Bujará, que es un lugar sagrado para ellos, según manifestó ayer el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Alexandr Lébed, tras mostrar su escepticismo ante las posibilidades de las provincias del norte de Afganistán para contener el avance de los talibanes, si éstos vencen la resistencia de Ajmad Shaj Masud en el paso de Salang y llegan a la frontera con la CEI. [Los talibanes aseguraron ayer que habían alcanzado ya la entrada sur del paso de Salang, informa Reuter.]

Si los talibanes consiguen unirse a las unidades de oposición tayika, "barrerán" en opinión de Lébed, a las tropas fronterizas de la CEI y luego podrían continuar avanzando por la llanura no defendida hacia el Norte, señaló el general, que se pronunció a favor de que Moscú preste la ayuda "material y financiera necesaria" a los adversarios del avance de los islamistas.

Lébed, un veterano de la guerra que la URSS mantuvo durante casi una década en Afganistán desde 1979, mencionó entre ellos al comandante Ajinad Shaj Masud, al general Abdul Rashid Dostum y al primer ministro afgano, Gulbedin Jekmatiar. El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, que hizo estas declaraciones en la redacción del semanario LiteratúrnaÍa Gazeta, no dio detalles sobre el tipo de ayuda que propone.

Situación peligrosa

El jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma Estatal (Cámara baja del Parlamento), VIadímir Lukín, calificó la situación de "muy peligrosa" y coincidió con Lébed en afirmar que existe una amenaza territorial para Uzbekistán, parte de cuya población pertenece a la comunidad tayika, especialmente en las regiones de Samarkanda y Bujará. La amenaza para Uzbekistán, cambia "objetivamente" y "sustancialmente" las relaciones de Rusia con aquel país, señaló Lukin, según el cual Moscú debe, ser "neutral" ante la situación afgana y al mismo tiempo debe mantener una "firme defensa" de Tayikistán y Uzbekistán.En opinión de Lébed, Rusia debe emprender serios esfuerzos diplomáticos si no quiere verse enfrentada a un problema en comparación con el cual Chechenia parecerá una "dolencia leve".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Afganistán tiene frontera con Turkmenistán, Tayikistán y Uzbekistán, siendo la frontera afgano-tayika el punto débil de la defensa del espacio de la CEI, cuyo perímetro externo Rusia asume como algo propio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Pilar Bonet
Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_