Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amador pide a Aznar que deje de tantear a los españoles con la sanidad

"El ministro es un peligro para la salud pública", dice IU

Tres peticiones hizo ayer al presidente del Gobiero la diputada socialista Ángeles Amador, en el pleno del Congreso: que cumpla su compromiso de "mantener el sistema sanitario público"; que no reduzca el gasto "a costa del usuario" y que los miembros del Ejecutivo dejen de hablar por hablar. "Ruego al Gobierno que deje de hacer anuncios en materia sanitaria que no se correspondan con decisiones de Gobierno; que deje de tantear la capacidad de resignación de la sociedad española" dijo la ex ministra de Sanidad.

José María Aznar compareció finalmente ayer en el Congreso para contestar a la cuestión del recetazo que la semana anterior había remitido a su ministro de Sanidad. Y su respuesta fue que ésta y otras medidas sobre "las reglas del juego de la financiación sanitaria" serán establecidas en el seno de la ponencia parlamentaria creada para la reforma sanitaria.Aznar reafirmó su propósito de recortar el crecimiento del gasto farmacéutico, del que hizo responsable tanto a empresas, como a farmacias, médicos y usuarios. Según dijo, "más del 50% de los hospitales del Insalud no tienen unos mínimos de intervención para el control del gasto". El control del gasto del usuario "es difícil", afirmó, -"porque no está informatizado. Racionalizar eso es importante y necesario".

Por su parte, el ministro de Sanidad, José Manuel Romay, reiteró en las pasillos del Congreso que no se propone ampliar la lista de medicinas excluidas de la Seguridad Social, si bien quiere "aplicar con más rigor el decreto de financiación selectiva" en lo que se refiere a la entrada de nuevos fármacos.

En la interpelación parlamentaria que le hizo la diputada de IU Angeles Maestro, Romay reafirmó que el gasto farmacéutico es "un elemento desequilibrante dentro del crecimiento del gasto sanitario" y enumeró de nuevo las medidas que se propone adoptar, como impulsar el uso de los genéricos y revisar la prescripción de recetas médicas.

En la misma línea que Ángeles Amador, Ángeles Maestro criticó la postura gubernamental de anunciar constantemente proyectos aún no aprobados y dedicó a Romay una dura reprimenda: "El ministro de Sanidad es un peligro para la salud de los ciudadanos porque está aumentando la ansiedad y la angustia, dos riesgos conocidos de enfermedad - cardiovascular".En respuesta a dos preguntas parlamentarias, Romay anuncio que su departamento está preparando un nuevo plan de lucha contra el sida. "La pandemia ha empezado a estar controlada en otros países. Lamentablemente, esto no es así en nuestro país. Las medidas de prevención que allí se han llevado a cabo no han dado en España el mismo resultado, entre otras cosas por la gran población de drogadictos por vía intravenosa asociados al sida", dijo el ministro. Este plan contempla medidas en cuanto a la información sobre la epidemia, el estímulo de ensayos clínicos orientados al manejo de los enfermos, así como a mejorar la vigilancia epidemiológicia. El ministro también se refirió a que entre Sanidad y Educación se están buscando medidas para dar solución a los médicos especialistas sin título, tras reiterar que el sistema MIR "ha mostrado gran eficacia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 1996