_
_
_
_

El Tribunal Europeo archiva las denuncias de HB por la prisión de Idígoras

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en su reunión del pasado 27 de agosto, decidió el archivo de las reiteradas denuncias del entorno de ETA, formuladas mediante el envío de 957 postales idénticas en la pasada primavera, contra la prisión del dirigente de Herri Batasuna (HB) Jon Idígoras.Para el Gobierno español, la respuesta de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de Minorías se une a los múltiples rechazos de los organismos jurídicos internacionales a las demandas y solicitudes de los radícales. Fuentes del Servicio Jurídico del Estado consideraron que así se cortan "de raíz" las intenciones de los violentos, cuya "campaña publicitaria" podría haber sido "preocupante en cierta medida" para España.

Los hechos se remontan a las elecciones generales del 3-M, cuando HB distribuyó para su emisión en las televisiones y las radios públicas un vídeo de ETA. Ello trajo consigo una actuación fiscal y judicial por parte del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que finalizó el 21 de febrero pasado con un auto de prisión condicional contra Idígoras como representante de esa formación política.

La coalición radical y el entorno de ETA organizaron entonces el masivo envío de postales idénticas al Tribunal Europeo para denunciar el encarcelamiento de Idígoras, que concluyó el 10 de junio tras pagarse una fianza de 5 millones de pesetas después de que la inicialmente fijada fuese de 300, así como lo que calificaron de "situación general" en Euskadi. Su intención era llamar la atención sobre las supuestas violaciones de derechos humanos.

"ETA sólo secuestra y mata"

Abierto el correspondiente expediente, el Servicio Jurídico español respondió al Tribunal Europeo en el sentido de que, "clara y rotundamente", ETA carece de ideario y no hace política, sino que tan sólo "secuestra y mata" y se alimenta "de su locura terrorista" hasta el extremo de que llega a asesinar a quienes pretenden salirse de la banda. Al respecto, citó el caso de Dolores González Catarain, Yoyes, a la que arrebató la vida a tiros "delante de su hija".El mencionado departamento añadió que España es un Estado de derecho, por lo que no hay zonas, grupos o personas al margen de la ley, y recordó que lo que ETA llama "guerra sucia" sucedió hace más de diez años y que el caso GAL es objeto de "profundas investigaciones judiciales que han determinado el ingreso en prisión provisional de varias personas".

También aludió al secuestro por parte de ETA del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que, "al contrario que los presos en España, está privado de libertad sin intervención de ningún juez, sin posibilidades de recursos, en condiciones infrahumanas y violándose día tras día sus más elementales derechos humanos."

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_