Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una roca de Marte para el 2003

Próxima decisión sobre si se acelera la exploración del planeta rojo tras los indicios de vida

Mientras científicos de varios laboratorios examinan una oscura roca para ver si de verdad proporciona pruebas de una vida temprana en Marte, los científicos planetarios están estudiando una gran variedad de ideas para remozar y acelerar los planes actuales para explorar el planeta rojo. El objetivo principal es conseguir lo que cualquier científico desea con mayor energía: una muestra de roca y de suelo marciano, preferentemente de un lugar relativamente caliente y húmedo donde pudieron haber surgido los microbios hace mucho tiempo.Al mismo tiempo, la nave Galileo,en órbita de Júpiter, está estudiando estos días las lunas del planeta, especialmente Ganímedes y Europa. En esta última es donde se depositan mayores esperanzas de encontrar algo parecido a la vida. Se cree que bajo su superficie helada se puede encontrar un profundo océano de agua líquida, debido a la existencia de un núcleo caliente, y que podría albergar vida extraterrestre que haya evolucionado a lo largo de miles de millones de años.

Este mes es el plazo fijado para que los planificadores de misiones y los científicos den a la NASA sus recomendaciones. Quieren aprovechar del entusiasmo público y político surgido del anuncio realizado el mes pasado de que un meteorito aparentemente procedente de Marte contenía trazas minerales y fósiles de una posible vida en Marte hace miles de millones de años. También necesitan tener definidas las opciones para acoplarse a la marcha burocrática de los presupuestos, las negociaciones con posibles socios internacionales y la conferencia sobre exploración planetaria prevista para el mes de diciembre.

El primer taller sobre astrobiología empezó el pasado lunes en el Centro de Investigación Ames de la NASA, cerca de San Francisco y terminará hoy, informa Reuter. El director de estudios espaciales del centro, David Morrison, pidió a los científicos que unan sus esfuerzos en el nuevo campo de la astrobiología, que definió como "el estudio del universo viviente". Los especialistas presentes pertenecen a la biología, la astronomía, la física y la química. Consideran cuestiones como dónde se origina la vida, dónde y cuándo se forman otros mundos habitables y si la vida terrestre puede ser sostenible fuera de nuestro planeta.

Los participantes en la conferencia han presentado dos vías principales para continuar la búsqueda de vida extraterrestre: instrumentos avanzados de detección que puedan buscar planetas en los que pueda existir vida o misiones a Marte para buscar restos similares a los descubiertos en el meteorito.

Morrison señaló que la NASA ha planeado 10 misiones robóticas a Marte en la próxima década, de las cuales una, prevista para 2005, debe traer de vuelta muestras del planeta por primera vez.

Lo que se piensa ahora es adelantar esta misión al 2003. Sobre la superficie de Marte se posaría una cápsula no tripulada, a muy poca distancia de un vehículo, que habría llegado dos años antes para recoger muestras rocosas. Tras recibir una muestra por parte del vehículo, la parte superior de la cápsula despegaría de la superficie y se uniría con la nave principal en órbita del planeta.Este tipo de misión, aunque compleja y arriesgada, es la considerada más prometedora para obtener una muestra para el estudio de la vida en Marte en un tiempo razonable y dentro de un presupuesto modesto. Un vuelo directo a la superficie de Marte y vuelta puede ser más simple pero también más costoso. Necesitaría mucho más combustible para arrancar de Marte y haría falta un cohete Titan 4 o un Proton (ruso). Con el proyecto estudiado bastaría un cohete Delta, mucho más barato.

Siguen las reacciones

Mientras científicos e ingenieros se aprestan a nuevas aventuras espaciales, siguen las reacciones de parte de ellos, pero también de historiadores y filósofos, al anuncio de indicios de vida pasada en Marte. Alvin Toffler, autor de El choque del futuro y La tercera ola, dice que, si se confirma, el descubrimiento es "probablemente el acontecimiento más importante no sólo de esta generación sino del milenio".A pesar de la poca espectacularidad del descubrimiento, los esfuerzos de la NASA por difundirlo han dado fruto. En un solo día, la página dedicada a este tema en el WWW de Internet recibe 600.000 visitas. "Nunca ha pasado nada igual, señala Toffler.

Robert Shapiro, autor del libro Origins, cree que la prueba de vida marciana puede ayudar a resolver si el Universo es hostil o amistoso respecto a la vida. "Si tenemos dos planetas que han producido vida, quizás las condiciones [para que empiece la vida] no sean tan críticas", señala Richard Ash, experto en meteoritos, que se muestra escéptico respecto a que el anuncio resulte verdadero. Finalmente, Marvin Minsky, el conocido experto en ordenadores, cree que el descubrimiento representará una "discontinuidad" pero que es más significativo el hecho hace 10 años de la bacteria fósil terrestre más antigua, también de hace unos 3.500 millones de años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de septiembre de 1996