Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despedida de Colomer

Por una "feliz coincidencia", Edmon Colomer se despidió ayer en el Royal Albert Hall de Londres de la JONDE. Después de 13 años al frente de esta orquesta que ayudó a fundar, su director titular les acompañó en la primera cita española en los Proms. España estaba en el punto de mira de la BBC, responsables del evento veraniego, en un año en que se celebra el centenario del nacimiento de Gerhard y el 50 aniversario de la muerte de Falla. Colomer respondió a la invitación con una propuesta arriesgada. Combinó la "inquietud por dar a conocer" un texto musical poco conocido como La peste, con el deseo de conmemorar a su compositor.Asume la responsabilidad que conlleva la actuación de la JONDE en Londres, donde el público la comparará con las grandes orquestas internacionales del momento. Las Filarmónicas de Nueva York y Berlín, la Sinfónica de Chicago y otras más de reconocido prestigio salen a escena a lo largo de los 72 conciertos que se ofrecen desde julio a septiembre. "Es una satisfacción y un honor", dice.

El concierto de ayer tuvo especial importancia para Colomer puesto que supone su despedida oficial. Sin embargo, para la orquesta, dice, "es tan importante" como las anteriores actuaciones. Colomer recuerda que no es la primera vez que la JONDE sube al escenario de un gran auditorio. Antes del Albert Hall, los jóvenes talentos españoles pasaron por el Carnegie Hall, de Nueva York, y el Centro Filarmóico de Leningrado. Admite, no obstante, que su labor se sometió ayer a un riguroso examen. Colomer no desea "mirar atrás" para hacer balance de su gestión al frente de la JONDE. Admite tan sólo que ya se están dando Ios primeros frutos" en la serie de profesionales que tocan en orquestas españolas y extranjeras. A sus 45 años, prefiere apuntar hacia el futuro y las continuas citas que le esperan como director invitado de la Filarmónica de Estrasburgo, la Sinfonietta de Londres y, entre otras, del Festival de Greensboro, en EE U U.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de agosto de 1996