Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VERANOS AL FRESCO

Finca Liana, para todos los públicos

'El Retiro de Móstoles' fue un parque privado y ahora lo disfrutan los vecinos hasta la hora de cierre

SUSANA MORENO, En el parque Liana, de Móstoles, (199.400 habitantes) todo es enorme. Desde su extensión, número de árboles y presupuesto invertido en los últimos 10 años por el Ayuntamiento, hasta la cantidad de hormigón que rodea el recinto o el goteo de vecinos que pasean por allí a diario. No tuvo, en cambio, una ostentosa inauguración, sino que, de un día para otro, los mosto leños que espiaban la finca des de fuera y los que suspiraban pegados a la valla al. admirar la superficie boscosa del interior, recibieron una gran sorpresa: las puertas que siempre les habían prohibido el paso estaban abiertas de par en par en una luminosa mañana del pasado mes de mayo.

A golpe de expropiación

Tan sólo un cartel advierte a la entrada del parque o finca Liana de que existe un horario de' cierre con el fin de preservar la zona en las mejores condiciones. Y es que, el Retiro de Mástoles, como también es conocido entre gran parte de la población, ha sido una de las obras más largas y costosas de cuantas existen en el municipio. Así lo acreditan 10 años de esfuerzo y gran parte de la inversión de dos planes trienales y uno cuatrienal que desembolsaron una porción de los 900 millones de pesetas que ha costado el proyecto. Sea como fuere, los políticos de todas las legislaturas coinciden en que valió la pena recuperar el recinto para uso público en 1985, a golpe de expropiación.

En verano, los asiduos del parque Liana se instalan en sus múltiples rincones, distintos según la edad de cada visitante. Dentro de las 17 hectáreas de terreno hay espacio para todos los públicos.

La tarde se despierta con el alboroto infantil de los más revoltosos, que se desgañitan en la zona de juegos, aferrados a los balancines y retozando en la arena, A pocos metros, sus abuelos susurran a los 20 patos del estanque para que se acerquen a comer en la mano.

Hay ancianos que no tienen encomendada la custodia de los nietos y prefieren bisbisear recuerdos en los bancos de la rosaleda.

Muy cerca comienza un paseo de 40.000 metros de pavimento que los adolescentes machacan con continuas pasadas de monopatín o bicicleta. Estos usuanos visitan constantemente la carpa, donde cambian su paga semanal por caramelos, para subirse enseguida sobre ruedas. De bajada hacia la pérgola, cruzan la pradera sorteando las islas de jóvenes tumbados en la hierba, que han cambiado los apuntes y el cigarrillo por una lata de refresco, un bronceador. En esta época del año incluso algún matrimonio entrado en años se relaja en la pradera en lugar de soportar la rigidez de los bancos de madera.

Conforme oscurece el paisaje, los asientos se llenan de parejas que se abrazan con tanta intensidad como si fuera la última vez. Los más arrojados no se lo piensan mucho para lanzarse al césped, desafiando los efectos del riego por aspersión que se instala a última hora.

Cuando en la finca o parque Liana la noche es cerrada, ya sólo habita un puñado de nocherniegos que toman el fresco en las mesas aún sin recoger de la carpa. Pero a la una de la madrugada, hora de cierre del recinto, el desfile hacia el exterior es obligatorio.

Recinto multiusos

La extensión del parque deja sitio para celebrar aquellas actividades que en otras ocasiones quedaron aparcadas por falta de espacio donde poder desarrollarlas.

Además del certamen nacional de bandas de música y un festival de zarzuela, el recinto se ha convertido en sede de la feria del libro de la localidad y de un programa de espectáculos infantiles que tiene lugar los sábados y domingos.

Un total de 40 grupos de músicos, magos, malabares y cómicos presentaron sus ideas a la delegación de Cultura, que eligió a 21 de ellos para cubrir las tardes de los sábados y los domingos al completo. Hasta el 11 de agosto, tres escenarios ofrecen sus actuaciones, que hacen las delicias de todos los públicos.

Finca o parque Liana, de Móstoles. Avenida de los Deportes, s/n. Abierto de 10.00 a 1.00, viernes, sábado y domingo, y de 10.00 a 24.00, de lunes a jueves. Actuaciones: los sábados de 20.30 a 22.30 y de 22.30 a 24.30, y los domingos de 11.00 a 13.00 y de 20.30 a 22.30. Terraza, estanque, jardín botánico, zona de bicicletas, paseos rodeados de pinos y área de exposiciones. Tres escenarios. Renfe cercanías (línea 5) (Móstoles-El Soto). Autobuses desde Príncipe Pío (línea 523), Alcorcón, Fuenlabrada y Villaviciosa de Odón.

El parque, en números

Las 17 hectáreas que ocupa el parque finca Liana están aisladas del estrés, el ruido y la rutina por 1.500 metros de valla perimetral fabricada con 13.700 metros cuadrados de hormigón moldeado. El estanque, de 500 metros cuadrados, da cobijo a 20 patos, mientras que alrededor de los 1.600 pinos del recinto se pueden admirar tres fuentes monumentales y otras tres paisajistas.Hay 40.000 metros de pavimento que se reparten por un recinto ferial, una pérgola de 500 metros y ocho puertas de entrada.

El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid invirtieron en los últimos 10 años un total de 900 millones de pesetas, de los cuales 500 se destinaron a la perforación de pozos y construcción de canalizaciones para convertir al parque en autosuficiente en el suministro de agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de julio de 1996

Más información