Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP confía en que las comunidades del PSOE acepten su modelo de financiación

Todo queda para el 16 de septiembre. El nuevo modelo de financiación autonómica pactado por CiU y PP el pasado mes de abril no pasó ayer su prueba de fuego. Sin embargo, pese a la batalla desarrollada por las comunidades socialistas, el ministro de Economía, Rodrigo Rato, manifestó al final de la reunión que el Gobierno confiaba en que algunas de ellas cambiarán de posición en la cita final de septiembre.

Las tres comunidades gobernadas por los socialistas -Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura- se opusieron tajantemente en el Consejo de Política Fiscal y Financiera a la oferta de Rato y del ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy. Incluso presentaron un modelo alternativo.Para justificar el posible cambio de opinión de las comunidades socialistas, el ministro. cuenta con el dato de que tanto Castilla-La Mancha como Andalucía resultan beneficiadas con la aplicación del nuevo sistema de financiación autonómica.

La reunión, de cinco horas de duración, siguió el guión previsto. Ni el Gobierno alteró sus posiciones básicas ni las comunidades socialistas rebajaron su nivel de rechazo manifestado en días anteriores. Asimismo, las comunidades gobernadas por el PP siguieron la pauta: algunas críticas, pero aceptación del modelo en su conjunto.

La duda que resta de aquí al 16 de septiembre es si alguna o algunas de las tres comunidades gobernadas por el PSOE cambiarán de posición, ya que el Gobierno ha dejado claro que no va a alterar la suya. Tanto Rato como Rajoy aseguraron que el Gobierno cederá el 30% del IRPF con capacidad normativa y sin topes máximos.

Rato sólo abrió la puerta al estudio de una participación más intensa de las comunidades en la Agencia Tributaria, así como en su territorialización. La presión de CiU sobre el Gobierno puede más que cualquier otro tipo de crítica. Ayer, tanto Jordi Pujol como el consejero de Hacienda de la Generalitat de Cataluña, Macià Alavedra, dejaron muy claro que el nuevo modelo de financiación autonómica es la columna vertebral del pacto de gobernabilidad del PP y CiU.

Por su parte, Jordi Pujol y el secretario general de Convergència Democrática, Pere Esteve, se mostraron ayer muy discretos al enjuiciar las críticas de Felipe González al nuevo sistema de financiación autonómica, informa Carles Pastor.

Pujol, que no informó al comité ejecutivo de su partido de su encuentro con González el sábado, declaró ayer a una emisora de radio que el PSOE está actuando con mesura desde la oposición, "con alguna excepción, como podría ser, por desgracia, el asunto de la financiación autonómica". Horas antes había manifestado que las críticas de González iban más allá de las expresadas en privado en la reunión.

A Pujol, en cualquier caso, lo único que le interesa es que el Gobierno del PP está dispuesto a cumplir fielmente los pactos de investidura y gobernabilidad alcanzados con la coalición nacionalista y que incluye, como uno de los elementos estrella, el acuerdo sobre financiación. Pujol se mostró convencido de que Aznar cumplirá lo pactado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de julio de 1996

Más información

  • La reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera acabó sin acuerdo