Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Ceuta 42 marroquíes que intentaban llegar a la península

42 inmigrantes ilegales marroquíes fueron detenidos en la madrugada del sábado en Ceuta por fuerzas de la Guardia Civil, cuando intentaban embarcar en sendas pateras para dirigirse a la Península y alcanzar las costas de Cádiz.

En una primera operación policial, según informa. Europa Press., fueron detenidos 19 inmigrantes, todos marroquíes, en la playa de San Amaro, Posteriormente, en la playa de Benítez fueron interceptados otros 23 marroquíes a los que esperaba una patera para embarcarlos.

Respecto a la polémica expulsión de 103 inmigrantes africanos, algunos de los cuales fueron drogados con un sedante, la diputada socialista y ex delegada del Gobierno en Andalucía, Amparo Rubiales, replicó ayer al portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Rodríguez quien aseguró el viernes que no se había hecho "nada que no se viniera haciendo antes". Según Rubiales, mientras ella estuvo al frente de la Delegación del Gobierno "jamás se expulsó a un inmigrante de manera ilegal tal y como ha ocurrido ahora con los 103 procedentes de Melilla".

Los sindicatos policiales Unión Federal de Policía (UFP) y Sindicato profesional de Policía Uniformada (SPPU) declararón ayer que no les consta que los inmigrantes fuesen sedados sin su conocimiento tal y como denunció el Sindicato Unificado de Policia (SUP) al Defensor del Pueblo

Policía en coma

El policía nacional Juan Enrique del Moral, que participó como escolta en el traslado a Camerún de algunos de estos inmigrantes, continúa ingresado en el hospital Ruiz de Alda de Granada, en estado grave, aquejado de paludismo severo.El último parte médico señala que sigue con fiebre, en estado de coma, aunque le ha sido retirada la respiración asistida y continúa con fallo renal, por lo que precisa hemodiálisis periódica.

En Zaragoza, según informa Javier Torróntegui, el sargento primero del Ejército del Aire Rafael Belaza, internado en el Hospital Militar tras participar en el traslado de algunos de los inmigrantes a países africanos, se encuentra "mejor" que en días pasádos, aunque aún no le han notificado la enfermedad vírica que padece, según personas que le visitaron en la mañana de ayer en la habitación número 5 de la tercera planta del centro donde permanece acompañado por su esposa.

Las autoridades militares han establecido un verdadero muro de silencio en torno al paciente que provoca que desde el pasado viernes ni en la base zaragozana ni en el Mando Aéreo de Levante ni en el propio Ministerio de Defensa se haya suministrado información oficial al respecto. El propio médico de guardia del Hospital Militar declaró ayer por la mañana haber recibido "órdenes estrictas" para no suministrar información sobre el paciente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de julio de 1996