Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos del bachillerato de la reforma 'caen' más en la selectividad que los de COU

Las politécnicas vuelven a destacarse por su 'mano dura'

Los alumnos que proceden del bachillerato de la reforma (LOGSE) suspenden más la prueba de selectividad que los que vienen del COU. Globalmente, este año superaron la prueba 187.685 alumnos, el 88,06% de los matriculados y un 0,82% más que en 1995. Pero este incremento se traduce en que los que vienen del COU han crecido en un 1,27% y los de la LOGSE han bajado un 2,79%. "El nivel de estos alumnos es inferior. El antiguo bachillerato y el COU tienen más coherencia" explica una profesora. Por su lado, las politécnicas siguen en su tradicional línea de mano dura.

Parecía que los alumnos procedentes de la LOGSE se habían recuperado de los resultados del año anterior (1994), en junio de 1995, cuando consiguieron medio punto de incremento en la cifra de aprobados. Pero este año vuelven las vacas flacas para los apuntados al bachillerato de la reforma en unos momentos en los que la comunidad educativa pide cambios en la prueba de selectividad y en la organización del nuevo bachillerato.Los alumnos de la LOGSE pasan por una selectividad distinta. Además, no interviene la Universidad, como ocurre con el COU, en la coordinación de los programas de estudios y la selectividad. "Uno de los problemas se centra en que la enseñanza secundaria de la reforma se considera como un fin en sí misma y no como una preparación para el bachillerato", afirma Esther Blázquez, profesora de un instituto de bachillerato María Zambrano de Madrid.

Nivel inferior

En términos generales, el que la prueba sea distinta ni quita ni pone dificultad. La diferencia, considerada como influyente en los resultados, es la programación de los estudios del nuevo bachillerato que, según los profesores de enseñanzas medias, tienen un nivel inferior en materias tan importantes como las matemáticas o la lengua, asignaturas que, por otra parte, tampoco brillan por sus resultados entre los que vienen del COU. Juan Burgos, catedrático de matemáticas de la Universidad Politécnica de Madrid y que ha participado durante varios años en tribunales de la selectividad, tiene varias sospechas: "La reforma todavía no ha llegado a su estado definitivo, los que se presentan pertenecen a un plan experimental en el que no había ni textos y los contenidos han sido recortados, lo que baja el nivel. Por otra parte", añade, "los correctores están acostumbrados a la selectividad normal y eso también puede jugar un papel".

Este año, ha superado la selectividad el 88,06%, según datos provisionales facilitados por la Secretaría de Estado de Universidades. Pero, frente al incremento global de aprobados (0,82%), no sólo se han visto afectados los alumnos procedentes de la reforma. Todas las universidades de Andalucía han decidido considerar aptos a menos alumnos que el año pasado, siendo esta comunidad la única en la que se produce este fenómeno, aunque la valenciana no se ha quedado muy atrás reflejando esta situación en tres de sus cuatro universidades. Las comunidades de Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha y la UNED también han registrado un descenso en sus admitidos.

La más generosa ha sido la del País Vasco, acogiendo a un 18,10% más de nuevos alumnos. Esta cifra no distingue entre alumnos de COU y de LOGSE, aspecto que podría incidir levemente en el resultado final del porcentaje de alumnos de LOGSE aprobados.

Las politécnicas

Una vez más, todas las universidades politécnicas han decidido rebajar la cifra de aptos y la de Madrid se lleva la palma con un 3,96 de disminución, medida que contrasta con la del resto de las universidades madrileñas ya que todas, aunque sin excesos, han incrementado la cifra de aprobados.El número global de matriculados este año ha registrado un incremento de 4.632 alumnos respecto del pasado, colocándose la cifra de aspirantes universitarios en 213.148 y la de admitidos en 187.685. Las plazas totales disponibles para el ingreso en la Universidad el próximo curso ascienden, en toda España, a 360.683, cifra superior a la demanda pero que no significa que todos vayan a poder estudiar la carrera deseada en primera opción debido al límite de plazas establecido por los centros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de julio de 1996