Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación sobre la explosión del 'jumbo' de TWA se inclina por la tesis del atentado

La investigación sobre la explosión en el vuelo TWA 800 está prioritariamente dirigida hacia la posibilidad de un atentado terrorista, pero el FBI ha advertido que pueden transcurrir varios días hasta que se encuentren pruebas sólidas para demostrar esa hipótesis. No obstante, la cadena de televisión CNN anunció, citando fuentes propias, que este fin de semana el FBI declarará que el sinestro fue un atentado. Varios equipos de buceadores, provistos de avanzada tecnología, buscan, a 38 metros de profundidad y frente a la costa de Nueva York, las cajas negras del avión, donde podrían hallarse las primeras indicaciones sobre qué ocurrió a bordo del Boeing 747 que se precipitó el jueves sobre el mar con 230 personas a bordo."

"La posibilidad de un acto criminal es muy cierta", manifestó ayer el vicepresidente de la Comisión Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en sus siglas en inglés), Robert Francis, quien confió en que el análisis de las cajas negras responderá a algunas de las muchas dudas que todavía rodean a este suceso. El hotel neoyorquino donde se alojan los investigadores fue desalojado anoche por una amenaza de bomba. Las grabaciones de las cajas negras podrían servir a los expertos para terminar por descartar la posibilidad de un accidente. Por el momento, la explosión sigue siendo tratada formalmente como un accidente. Pero las cadenas CBS y CNN anunciaron ayer que el episodio iba a ser inmediatamente declarado de forma oficial como un caso criminal. La CNN afirma que el FBI hablará desde este fin de semana de un atentado como causa del siniestro.Un portavoz del FBI aseguró que hay que estar preparado para una larga espera antes de que pueda presentarse una versión fiable de te lo sucedido en el vuelo entre Nueva York y París. [Un pasajero de origen libanés que figura en una lista de personas sospechosas de terrorismo trató sin éxito de tornar el vuelo de la TWA desde Atenas, informó ayer la cadena de televisión NBC citada por France Presse.]

Hace ocho años, en el caso del avión de Pan Am que se estrelló en Escocia, las autoridades tardaron más de una semana en hacer oficial la teoría de un atentado terrorista, y más de un año en conocer todos los detalles sobre cómo había sido ejecutado. En esta ocasión, la investigación puede ser aún más complicada, porque los restos del avión están en el océano.

Más que por la existencia de pruebas sobre un acto de terrorismo, las autoridades se inclinan por la versión de un sabotaje por la falta de argumentos para pensar en un fallo mecánico.

Los pilotos del vuelo 800, veteranos profesionales con muchas horas de experiencia en ese modelo de aviones, no habían comunicado a la torre de control ningún tipo de fallo durante los 29 minutos en que el aparato permaneció en el aire antes de desaparecer de los radares. Tampoco había detectado fallos la tripulación que había conducido el avión en un vuelo anterior entre Atenas y Nueva York. Los expertos en aviación comercial aseguran que nunca antes la explosión de un motor de un Boeing 747 había provocado una catástrofe de estas características. Todos los aviones de ese tipo totalmente destruidos en accidentes hasta el momento lo habían sido en circunstancias diferentes a la explosión ocurrida el jueves en el vuelo de la TWA.

En el caso de que se apueste abiertamente por la versión del sabotaje, quedarán todavía muchas dudas por resolver. La primera será la de determinar si se trata de una acción terrorista planificada o de un acto criminal aislado. Hasta el momento, la única indicación sobre una conspiración terrorista es la carta enviada a un periódico árabe por un grupo radical islámico que anunciaba una acción antinorteamericana el mismo día en que explotó el avión de TWA. Ese grupo es el mismo que reivindicó un atentado contra los soldados norteamericanos en ese país en noviembre de 1995. Pero el Departamento de Estado ha restado veracidad a esa amenaza.

Los investigadores tampoco disponen por el momento de pruebas sobre cómo podría haber sido provocada la explosión del avión. Varios medios de comunicación norteamericanos mencionaron el jueves la posibilidad de que hubiera sido disparado un misil desde tierra. Pero los expertos indicaron ayer que la mayoría de misiles unipersonales que se conocen en la actualidad tienen un alcance inferior a los 4.000 metros, altura aproximada a la que se encontraba el avión de TWA en el momento en que hizo explosión.

El FBI ha desmentido también que momentos antes del siniestro hubiera sido detectado en los radares un pequeño artefacto junto al avión. Eso deja la hipótesis de una bomba como la causa más probable de la tragedia. Posteriores investigaciones tratarán de precisar si la bomba fue colocada durante las tres horas en que el avión permaneció sobre la pista del aeropuerto Kennedy de Nueva York o había sido instalada previamente, durante el tiempo en que el mismo Boeing estuvo en el aeropuerto de Atenas. Esta última es la opción más mencionada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de julio de 1996

Más información

  • Buceadores buscan a 38 metros de profundidad las 'cajas negras' que expliquen la catástrofe