La cuarta parte de la humanidad vive peor que hace 15 años, denuncia Naciones Unidas

Crece la distancia entre ricos y pobres, según el Informe sobre Desarrollo Humano

En 15 años, la vida ha empeorado para la cuarta parte de la humanidad. 1.600 millones de personas han ido hacia atrás, según el Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), presentado ayer en Madrid simultáneamente a otras capitales del mundo. Mientras 15 países han mejorado notablemente en ese plazo, en el último decenio 89 están en peor situación. "Si se mantienen las tendencias", dice el informe, "la disparidad económica entre países industrializados y en desarrollo pasará de lo injusto a lo inhumano". La brecha entre ricos y pobres crece cada día.

Más información

"La aldea global no existe", dijo ayer al presentar el informe en Madrid el sueco Bo Asplund, presidente responsable del PNUD en Argelia. "El crecimiento económico ha fracasado para dos tercios de la humanidad, y sin crecimiento económico no puede haber desarrollo humano. Pero tiene que ser un crecimiento económico que favorezca un desarrollo humano sostenible"."El primer requisito es el empleo", constató Asplund, "pero tiene además que generarse una distribución equitativa, una participación social, un enriquecimiento de las culturas, una protección del medio ambiente. Hay valores de dignidad y de desarrollo humano que van más allá del crecimiento económico".

Aunque según Asplund el PNUD "es menos pesimista que nunca", hay datos severos. Los bienes que poseen las 358 personas más ricas del mundo equivalen al 45% del ingreso de toda la población pobre del planeta. El abastecimiento de agua per cápita ha bajado dos tercios desde 1970. El sida hará descender la esperanza de vida en África de los 62 a los 47 años, y países como Zambia han perdido por la epidemia el equivalente a 10 años de progreso. "Los Gobiernos que no toman en serio la amenaza del sida o que evitan tomar medidas por motivos culturales o religiosos, pagarán el precio", señala el informe.

China, según el PNUD, es un buen ejemplo de progreso: la inversión en educación primaria ha sido notable, y se ha acompañado de una apertura económica que Asplund calificó ayer de "inteligente". Pese al marasmo en que está sumida el Africa subsahariana, dos países resultan encomiables en el continente. Botsuana ha potenciado el desarrollo humano y ha logrado crear empleo, y Zimbabue ha apostado fuertemente por la sanidad y la educación, pero ha topado con fracasos económicos. Asplund destacó también el nivel educativo y médico de Cuba, "aunque ya sabemos qué dificultades económicas tiene ahora", y elogió en desarrollo humano a Costa Rica, "que como no tiene ejército cuenta con esos recursos". Otros países elogiados por el informe son Irán, Malaisia, Portugal, República de Corea, Siria, Tailandía, Túnez, Turquía y Mauricio.

La esperanza, para el PNUD, se basa en constataciones como la de que una mejor nutrición puede incrementar la productividad de los países pobres en un 47%, y el hecho de que la gente tenga acceso a la educación repercute de inmediato en un incremento del 9% en el PIB. Por ejemplo, en Nepal, una escolarización de siete años permitió cuadruplicar la producción de trigo. Y Kérala -estado del sur de la India, largos años administrado por los comunistas- ha conseguido en alfabetización, reforma agraria, educación femenina y planificación familiar resultados, según el Informe, superiores a muchos países en desarrollo.

Lo militar fue identificado por Asplund como uno de los mayores obstáculos para que se pueda hablar de un desarrollo humano en marcha. "Por ejemplo, en el África subsahariana", dijo, "los gastos militares llegan a 1,4 billones de pesetas, cuando con 1,17 billones se podría atender a todas las necesidades básicas de educación, salud y planificación familiar de todos esos países".

El mundo subsdesarrollado depende cotidianamente da la ayuda de los países ricos. "Pero esa ayuda es exigua en lo que se refiere a alcanzar sectores básicos", matizo Asplund. "Sólo un 14% de esos fondos llegan donde más se necesitan" (por ejemplo, sólo un 5% de los préstamos de bancos multinacionales en créditos rurales llega a las mujeres campesinas). Ello en unos países cuya deuda exterior "debe ser condonada de un modo u otro, porque es imposible que paguen ni siquiera los intereses". En Nicaragua cada ciudadano debe seis años de ingresos a los bancos extranjeros.

De aquí a 200 años

Según lo que se desprende de los datos del informe, si la situación actual del mundo se mantuviera, los países con un desarrollo humano de nivel medio tardarían 17 años en equipararse con los ahora punteros; en cuanto a aquéllos que hoy permanecen estancados en un desarrollo humano bajo, necesitarían 200 años para compararse con los actualmente más afortunados."La clave está desde luego en la creación de empleo", dice Asplund, "y eso no sólo afecta a los países que tenemos por los más pobres. Por ejemplo, Rusia y lo que antes era la URSS ha experimentado un bajón enorme del empleo y, sobre todo, de la calidad de vida, y ha visto descender en picado su longevidad. Y en mi país, Suecia, desde hace cinco años ha dado un vuelco el Estado de bienestar conseguido desde la postguerra por la socialdemocracia: antes teníamos aproximadamente un 3,5% de paro, y ahora oficialmente se habla de un 8,5%, pero descontado empleo temporal y otros capítulos, podemos estar en un 15%: para Suecia es todo un trauma, y obliga a pensarlo todo de nuevo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de julio de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50