Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y dos heridos graves en un encierro en un pueblo de Zamora

Una persona muerta y dos heridas graves fue el resultado del encierro nocturno celebrado en Fuentesaúco (Zamora) entre las cuatro y las ocho de la madrugada de ayer, sábado, con motivo del inicio de las fiestas patronales de la localidad, popularmente conocidas como Los Espantes.La víctima del encierro es un vecino de Madrid, Angel Gavilanes Garrido, de 50 años, que falleció ayer en el hospital Clínico Universitario de Salamanca, después de ingresar con una cornada en la región anal. Según informaron fuentes del Centro de Salud de Fuentesaúco, Ángel Gavilanes sufrió una herida de asta de toro que penetró en el ano, con desgarro peritóneal, y fue trasladado en estado consciente al hospital salmantino. Horas después se comunicó su fallecimiento a causa de un traumatismo craneal, con hematoma subdural (derrame interno), probablemente producto de un golpe sufrido en la cabeza durante la cogida.

El peligroso encierro nocturno, denominado de vísperas, con cuatro toros, causó también dos heridos graves por asta de toro, que permanecen ingresados en hospitales de Zamora y Salamanca. En el hospital Virgen de la Concha del Insalud de Zamora permanece ingresado con pronóstico grave un joven madrileño de 21 años, Gerardo Belver Díez, que evoluciona favorablemente según el último parte médico facilitado ayer, de dos cornadas recibidas: una en el muslo izquierdo, en la cara externa, de unos 15 centímetros de profundidad, y otra en la axila externa. El otro herido es José Luis Rodríguez Lamas, de 48 años, y vecino de Fuentesaúco, que fue intervenido quirúrgicamente en el hospital Clínico Universitario de Salamanca, donde pasó a reanimación, según las últimas informaciones de este hospital.

50 personas atendidas

Aunque inicialmente se habló de otras cuatro personas más heridas de carácter leve en dicho encierro y a causa de los toros, fuentes del Centro de Salud de la localidad precisaron que no hubo más heridos por asta de toro que el fallecido y los dos heridos graves. El Centro de Salud atendió, sin embargo, alrededor de medio centenar de personas en el transcurso de los festejos taurinos matinales de diversas contusiones producto de golpes y otras circunstancias.Fuentesaúco, una localidad de 2.000 habitantes al sureste de Zamora, llega a quintuplicar su población en los momentos álgidos de Los Espantes, que se celebran desde la madrugada del sábado hasta el domingo en el prado de la Reguera. Los Espantes son un espectáculo popular en el que expertos caballistas deben unir y conducir cuatro toros bravos para encauzarlos, desde campo abierto, hasta un callejón. El espante de ayer por la mañana y el pos terior encierro que se llevó a cabo por las calles del pueblo al mediodía no causaron ningún herido de consideración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de julio de 1996