Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Marinero en cera

El poeta Rafael Alberti tiene su réplica en un museo

A partir de hoy asistirá todos los días a la tertulia del café Pombo. Y compartirá mesa con-una veintena de colegas de varias generaciones: Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Ramón del Valle-Inclán, el conde de Romanones, Pío Baroja, Camilo José Cela o Antonio Gala. El poeta Rafael Alberti ya tiene una réplica instalada en el Museo de Cera de Madrid. Rafael Alberti de carne y hueso acudió ayer, flanqueado por una veintena de personas, a dar la bienvenida a esta figura en un acto en el que intervinieron el actor José Luis Pellicena y el director del diario Abc, Luis María Ansón.Rafael Alberti, en cera, tiene melena larga muy blanca. Mide 1,61 metros como el de verdad. Va vestido con una camisa que le ha prestado Alberti de carne y hueso: es larga (le asoma por encima del pantalón) estampada en tonos azules y rosas. Su gesto es serio. En la cabeza lleva una gorra de marinero que en su día usó el poeta. Y sus dos manos sujetan un ejemplar de Marinero en tierra, por deseo expreso del verdadero Alberti.

José Antonio Soldevilla ha sido el responsable de la estatua de cera de Alberti, con la que este museo suma ya 450 figuras. Dice que el proceso para reproducir a este escritor de la generación del 27 comenzó hace dos meses. El primer paso fue fotografiar al poeta de todas las maneras: por delante, por detrás, de frente, de perfil. Además, se tomaron las medidas que la escultora Aida Pérez necesitaba para reproducir en barro al poeta. "Se le mide como si se le fuera a hacer un traje, para que luego le quepa su propia ropa", apunta Soldevilla.

De la figura de barro se sacan moldes de silicona y escayola. Y así se obtiene la reproducción en cera que los peluqueros y maquilladores del museo se ocupan de retocar hasta conseguir el doble del poeta.

Alberti será uno de los pocos contertulios del Pombo que permanece de pie. La dirección del Museo de Cera ha decidido colocarle junto a Juan Ramón Jiménez y al conde de Romanones.

"Llega a los 93 años sin tener un solo enemigo. Es el poeta de todos los españoles", comenzó diciendo Luis María Ansón en su intervención, en la que hizo todo un alarde de memoria literaria recitando una larga retahíla de versos de Alberti. El poeta le escuchaba con atención. Ansón comparó también a Alberti con san Juan de la Cruz, Góngora, Quevedo, Rubén Darío y otros escritores españoles.

"Rafael, tú que has sido un peregrino tan inquieto, no te puedo imaginar en este museo en cera inmovilizado. Creo que no te vas a quedar mucho tiempo. Una mañana te irán a buscar y tú te habrás ido", le dijo el actor Pellicena. Alberti, el único representante vivo de la generación del 27, escuchaba callado y sentado en una silla de la primera fila, justo enfrente de su réplica en cera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de julio de 1996