Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los adelgazantes llevan a la UCI a 20 personas en Cataluña en 1995

Veinte personas, la mayoría de ellas mujeres, terminaron el año pasado en unidades de cuidados intensivos de diferentes hospitales catalanes a causa de los efectos adversos de píldoras para adelgazar y otros fármacos prescritos en redes semiclandestinas y sin las garantías sanitarias adecuadas. Otros 30 pacientes, 29 de ellos mujeres, sufrieron graves alteraciones del tiroides en la comarca del Vallés Oriental en un periodo de apenas seis meses por haber tomado unos preparados hormonales que les había recetado la misma persona. Se trata, según advirtieron ayer el Departamento de Sanidad, el Colegio de Médicos de Barcelona y el Colegio de Farmacéuticos, de un fraude que está adquiriendo proporciones alarmantes. Ante el creciente impacto de los efectos adversos de estos fármacos, los tres organismos han emprendido una campaña para informar a la población sobre los riesgos que comportan estos tratamientos. "Si quiere adelgazarse, hágalo bien", es el lema.

La combinación más frecuente es el uso simultáneo de anfetaminas, antidepresivos, diuréticos y hormona tiroidal. La mezcla puede ser explosiva: arritmia cardíaca, accidentes cerebrovasculares e hipertensión arterial son algunos de los efectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 1996