Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tasas universitarias podrán subir hasta un 6,8% en 1996/97

Las tasas de matrícula universitaria subirán el próximo curso un mínimo del 3,8% correspondiente al aumento del IPC (Índice de Precios al Consumo) estatal desde mayo de 1995. No obstante, algunas comunidades autónomas, previa autorización, podrán alcanzar hasta el 6,8%. Francisco Michavila, secretario general del Consejo de Universidades, informó ayer que el acuerdo general es incrementar sólo el IPC "y serán una excepción las universidades que suban tres puntos por encima de ese IPC". El Consejo tiene previsto estudiar a partir de septiembre una propuesta de modificación del sistema de tasas con vistas a adaptarlo a las condiciones de renta de cada estudiante. Hasta el momento, las universidades no han fijado los nuevos precios de matrícula, pero los alumnos pueden ir haciendo cálculos. A título orientativo, el pasado año y en el territorio administrado por el Ministerio de Educación, la matrícula del primer curso de las carreras más caras, como Medicina, ascendió a 97.682 pesetas. Las más baratas, como Derecho, a 61.459 pesetas y las de coste medio, como Físicas, a 80.427 pesetas.

Límites de acceso

Además del incremento de las tasas, Francisco Michavila y Alfonso Fernández-Miranda, director general de Enseñanza Superior, anunciaron ayer las cifras de admisión de alumnos en primer curso universitario, conocidas como límites de acceso. Para 1.847 carreras en el conjunto del Estado, habrá una oferta de 289.441 plazas, 9,1 % más que en el curso anterior, siendo el sector de la salud el que menos ha incrementado su oferta (0,49%) y el de las tecnologías el que más ha abierto sus puertas (12,33%).

Michavila justificó el bajo crecimiento de la oferta de Medicina y otras profesiones sanitarias -fenómeno que viene produciéndose en los 10 últimos años- "por las necesidades de coordinación con el sistema público de la salud". "Este año ha sido continuísta" reconoció Michavila, "pero pondremos especial énfasis en la creación de un grupo de trabajo interministerial que analice todos los factores de demanda sanitaria pública para llegar a una relación entre la oferta de plazas al inicio de la carrera y la existente de puestos de trabajo al término de la misma".

Se mantiene para el próximo curso en todos los centros un cupo del 10% de su oferta hasta un máximo de 20 plazas) destinado a estudiantes que procedan de distritos universitarios ajenos al solicitado. En caso de que la demanda no alcance ese porcentaje, como ya sucedió en algunos centros el curso pasado, las universidades podrán destinar esas plazas a la oferta general.

Alfonso Fernández-Miranda reconoció que el actual sistema de becas no facilita la movilidad estudiantil y puede ser una razón por la que no se cubre el cupo de plazas de distrito compartido. "Tenemos una propuesta este año para ampliar las becas a cualquier centro de España y de la UE", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 1996