Eric Rohmer: " En mis películas hablo de las complicaciones del amor"

El director francés estrena en España el tercer episodio de su ciclo 'Cuatro estaciones'

Cuento de verano, el último filme de Eric Rohmer, de 76 años, se estrena hoy en España, después del preestreno que anoche hizo Canal+. Es una película delicada e intimista que el autor de los Cuentos morales y de las Comedias y proverbios no quiso que se proyectara en el pasado festival de Cannes porque detesta la publicidad tanto como los festivales. Reprsentante de la llamada Nouvelle vague y autor de 21 películas agrupadas en tres ciclos, Rohmer afirma en esta entrevista que en este episodio de las Cuatro estaciones ha tratado de hablar de las complicaciones del amor.

Más información
La fidelidad del maestro

Después de algunas películas experimentales (El árbol, el alcalde y la mediateca; Cita en París), con este nuevo trabajo Rohmer vuelve a la etapa de Pauline en la playa. Cuento de verano ha sido considerada como una de sus películas más tonificantes. "Como corresponde a una película de vacaciones", explica el cineasta. "Cuento de invierno y Cuento de primavera eran en realidad más trágicos. Aquí prevalece una cierta alegría, Gaspard es el introvertido protagonista, convencido de que no le ocurre nunca nada, de que las chicas ni siquiera le miran. Después de pasar unos días de vacaciones solo, se encuentra con tres chicas, pero no logra inspirar en ellas un sentimiento de confianza".

La reserva del protagonista, Gaspard, ante las chicas, es lo que intriga a Margot... La indefinición está presente en la película. "Margot es la confidente ideal", responde el director, "porque hace que Gaspard salga del silencio; se interesa por él. Sus amigables paseos por la costa se convierten en cierto modo en el leitmotiv de la película".

El tema de la elección resulta fundamental también en esta nueva película. "En los ya lejanos Cuentos morales", precisa Rohmer, "se repetía una situación ajustada a los cánones: un hombre o una mujer eligen una pareja, pero en el último momento surge un intruso que complica todo. Aquí la elección debe tomarse partiendo de cero, y la presencia, de tres competidoras complica un poco las cosas. El dilema de la elección, entre otras cosas, dilema también por reconfortar. Al final, después de haberse visto forzado a quedar a la misma hora con las tres chicas por separado, Gaspard toma las de Villadiego y, sin dar explicaciones, elige una cuarta posibilidad: ¡la música!". Rohmer es también compositor en esta cinta. "La música de la canción que Gaspard dedica a sus mujeres la he compuesto yo. Todavía soy uno de esos paseantes solitarios a los que les encanta caminar silbando. Hoy, desgraciadamente, no silba ya casi nadie".

Como siempre, los actores tienen gran importancia en el filme. "Melvin Poupaud ha sido una auténtica revelación. Sus conocimientos musicales me han servido de estímulo. Amanda Langlet (Margot) había debutado ya en Pauline en la playa". Mientras está a la espera de comenzar a escribir la próxima película (Cuento de otoño), Rohmer asiste "a unas clasecitas de cine. ¡Sobre Stroheim!", dice. "Un autor excepcional que los de la nouvelle vague hemos descuidado, desgraciadamente. Ahora entiendo por qué a Renoir le gustaba tanto Stroheim".

La Repubblica-EL PAÍS.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS