Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno autoriza a Retevisión a usar la red de Telefónica para hacerle la competencia

Retevisión podrá ofrecer telefonía básica en 1997, y los operadores de cable, en 1998

Retevisión, el organismo público que sirve las señales de televisión de las cadenas públicas y privadas, podrá ofrecer telefonía básica a partir del próximo año. Para ello, el Gobierno le autoriza a usar la red actual de Telefónica, su inmediato competidor, según anunció ayer el ministro de Fomento, Rafael Arias Salgado. Esa ruptura del monopolio de Telefónica en favor de Retevisión no se acompaña de la liberalización de la actividad actual de esta última, que es la distribución de las señales de las televisiones, función que Retevisión conservará en monopolio hasta 1999.

Arias Salgado dijo también que los operadores de cable podrán comenzar a dar el servicio, de telefonía básica al año siguiente, es decir, en 1998. Y añadió que, a finales del año en curso, el Gobierno presentará a las Cortes un proyecto de Ley General de Telecomunicaciones.Arias Salgado, que explicó los contenidos del decreto ley sobre Liberalización de las Telecomunicaciones publicado en el BOE el pasado sábado, confirmó que el Gobierno acelerará este año la privatización de Retevisión para dar paso al segundo operador. El concurso que se convoque para ello excluirá la participación de la Compañía Telefónica y de sus socios "con el fin de favorecer la competencia". [Entidades como el BBV y La Caixa poseen paquetes accionariales significativos de Telefónica].

La empresa privada que forme el núcleo del segundo operador conservará una participación del Estado -a través del ente público Retevisión- en torno al 20%. El decreto ley establece un mínimo de capital privado de un 51% en esa entidad privatizada, aunque la intención del Gobierno es la de privatizar totalmente esa compañía y la propia Telefónica.

"El hecho de que se haya concedido a Retevisión la segunda licencia como operador global de telecomunicaciones por decreto ley se debe a una cuestión de plazos comunitarios y a la necesidad de acelerar las inversiones", dijo el ministro.

Al ritmo de la UE

Arias Salgado aseguró que quería despejar algunas incógnitas, al señalar que el proceso de liberalización de las telecomunicaciones se hará en España a un ritmo acompasado al de los demás países. "No iremos ni más deprisa ni más lejos que la media de los demás socios europeos", afirmó. España se reserva el derecho de usar la prórroga del período de liberalización de las telecomunicaciones -cuyo límite máximo sería el año 2003- "de una manera razonable", añadió.Los primeros en notar las medidas liberalizadoras serán, además de Retevisión, los operadores de cable, que podrán servir telefonía básica en el ámbito de su demarcación a partir del 1 de enero de 1998.

El título habilitante para operar en el cable será concedido por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, "órgano independiente encargado de velar por la libre competencia" -según la define el decreto ley tantas veces mencionado- y cuyos miembros serán nombrados íntegramente por el Gobierno. Arias Salgado dijo que se trata de un organismo "de alta cualificación técnica y Con alta autonomía, similar a la del Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores".

Por otra parte, el ministro de Fomento dijo también que el Gobierno apoyará en Bruselas los intereses españoles en los contenciosos" que mantiene con la Comisión. Añadió que el Gobierno defenderá tanto el caso de la sociedad Cablevisión, como el de las compensaciones que pide Airtel -por haber pagado 85.000 millones de pesetas al Estado por la licencia de telefonía móvil, mientras Telefónica quedaba exenta- y también la entrada de Telefónica en la alianza de operadores europeos Unisource.La Comisión Europea decidirá antes del 4 de julio sobre el expediente de Cablevisión, según anunció ayer un portavoz del ejecutivo comunitario, informa Xavier Vidal Folch. Los socios de esa compañía, Telefónica y Sogecable, notificaron su concentración el pasado día 31, en la convicción de que ésta es de dimensión española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 1996