_
_
_
_

Alfonso Ungría vuelve al cine con un 'thriller' sentimental

'África' narra la lucha de un adolescente en el barrio obrero de San Blas

Rocío García

"Tengo que dejar esto", se dijo Alfonso Ungría refiriéndose a la televisión y añorando las emociones del cine. Han pasado casi 10 años desde que dirigiera su último largometraje y ha decidido volver con África, un thriller de sentímientos y gente en paro que se estrena hoy. África, protagonizada por dos actores de carrera -Imanol Arias y la americana Julie Carmen- y dos noveles -Zoe Berriatúa y Elena Anaya- está centrada en la dramática vida de unos vecinos de San Blas, un barrio obrero madrileño donde se rodó, todo en escenarios naturales, la película.

El drama del paro es el telón de fondo de África, y sobre él corre un adolescente agobiado por su presente y con ganas de un futuro mejor.. "Personalmente, echaba en falta en la cartelera algún título en el que los personajes protagonistas no fueran ejecutivos modernos burgueses, sino obreros en paro", explica Ungría, quien ha escapado, sin embargo, de realizar una película social y se ha centrado en un joven, Martín, con padre en el paro y madre alcohólica y luego muerta, cuyo ídolo es el corredor etíope Abebe Bikila. "Martín es un joven adolescente que quiere construirse una personalidad como quien se hace una película y que sabe que su contrincante es el paro", dice el director, tocado con una gorrilla a lo Spike Lee. El adolescente evoluciona, sin llegar a aceptar la realidad, y se demuestra que Martín, al principio, intenta adelantar a los coches en su carrera y, al final, termina por correr sin más. Padre de dos adolescentes, Ungría sabía del peligro que existía de hacer una película de jóvenes, desde el punto de vista adulto, y no ha obviado el enfrentamiento entre padres e hijos como la primera batalla que tiene un joven para madurar. "Quería que los protagonistas jóvenes fueran reales, que transmitieran situaciones verdaderas, y por ello me dejé aconsejar por gente de su edad en cuanto a comportamientos, diálogos y maneras de enfrentarse a la vida", dice el director.África ha reunido en torno suyo a dos actores de peso con dos absolutamente noveles. Las relaciones han sido algo paternales., como correspondía, por otra parte, a los papeles que interpretaban. Zoe Berriatúa (18 años) hace de hijo de Imanol Arias y Elena Anaya (20 años) de hija de Julie Carmen.

Elena Anaya es palentina y tiene un ojo claro y otro oscuro. Se ha instalado ya en Madrid para intentar ir rematando la carrera iniciada en África. "Sólo pido que el cine no me cambie, que tenga siempre los pies en el suelo", dice Anaya, de sonrisa abierta y franca. A su lado, con mirada más tortuosa, Zoe Berriatúa pide que la suerte no le abandone.

Si hay algo que ha encontrado Imanol Arias en África, ha sido el olor de la casa familiar de su infancia y la figura de su padre. "Hay algo en la película que conecta con mi vida, con el olor ole mi propia historia", dice el actor, al recordar los 60 metros cuadrados de la vivienda de sus padres en Ermúa y las contorsiones que había que realiza para meterse en la ducha. Algo que ha Vivido en San Blas, no solo física, :sino emocionalmente. Su compañera de reparto, Julie Carmen, viajó directamente de Los Angeles al barrio madrileño para trabajar en su primera película española. De madre española y conocedora del cine independiente americano, Julie Carmen es la más guerrera de todos y de lo que de verdad quiere ha blar es de la situación del cine español, de la que tiene un cono cimiento más que exhaustivo, y del peligro de las políticas liberales. "El cine en España vive un momento crucial y el Gobierno no puede olvidar las exenciones fiscales".

Con argumento de Ungría y de Joaquín Oristrell, el filme es una producción de César Benítez y Sogetel con un presupuesto de 160 millones de pesetas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_